Olivier Rousteing | Keeping Up With The Kardashians

Llegan las campañas de moda y todos los especialistas comienzan el largo camino de descifrar, marca por marca el estilo, la composición, la inspiración y sobre todo, el impacto que tendrán las nuevas colecciones. Hoy hablamos de las lideradas por Olivier Rousteing.

Hay que ser sinceros. Últimamente, el llamado comercial en la disposición de los contenidos de moda está llegando a niveles insospechados. El caso particular que divide los amores y los odios de muchos seguidores de la moda es el de Balmain con Olivier Rousteing a la cabeza.

La cosa es así: su idea de “Porque dos es mejor que uno” en su campaña de otoño 2015 que junta a cuatro parejas de hermanos para unas fotos increíbles tomadas por Mario Sorrenti es alucinante. Justo cuando creemos que no se puede hacer nada nuevo, nos sorprende una visión diferente de la fraternidad, del mundo, de la moda y de la infinita capacidad estética del arte. Por supuesto, dos de las hermanas en esta campaña son Kendall y Kylie Jenner del clan Kardashian.

Kar 1

Sin embargo, meses antes, se presenta la campaña de la firma para la temporada primavera 2015 y por supuesto: la pareja mediática, el dúo del dinero, el amor por la publicidad, los inigualables de la temporada Kim Kardashian y Kanye West son la imagen. Él, conocido por su novedoso trabajo en la industria de la música y ella conocida por su dedicarse a ser famosa, cargo discutido por muchos. Los dos, famosos por hacer dinero con cada aparición, foto, amigo y hasta su hijo que se ha visto con diseños de la marca. Rousteing es amigo muy cercano de esta familia con la que se le ve constantemente en eventos y en su cuenta de Instagram (@olivier_rousteing).

Pierre Balmain inauguró su propio salón de moda en 1945 y fue parte de esa generación tan marcada por en New Look de Christian Dior. La casa paso a manos del danés Erik Mortensen y  luego estuvo Oscar de la Renta como director hasta que Laurent Mercier se hizo cargo de la firma, después vino Christophe Lebourg, Christophe Decarnin hasta la llegada de Olivier Rousteing.

Kar 2

Balmain es uno de los nombres que no se puede ignorar. Son símbolo de sofisticación y acabados modernos con siluetas ceñidas al cuerpo y una sensualidad carnal elevada a un plano hiper sofisticado.

Mucho se ha hablado del cambio de la cultura pop y la importancia de que sus actores peleen por sus coronas en un mundo que busca al más bonito, original y joven. Estas chicas lideradas por Kris Jenner están en todas partes. Son ellas la imagen viva del concepto que la moda está hoy basada en las estrellas de la farándula. Son medio empresarias, medio celebridades, medio actrices, medio locas, medio famosas y súper escandalosas.

Las Kardashian son el vivo ejemplo de los beneficios y los contra de los matrimonios de las marcas con las celebridades del momento. Es un terreno de mucho cuidado. Por un lado, se puede cometer el error de basar la campaña en una cara que nada tiene que ver con el concepto de la firma, por el otro lado, se arriesga el diseñador a verse en extremo comercial solo preocupado por las ventas, no tan bueno para su reputación. De allí la pregunta del millón: ¿Son las Kardashian el mejor recurso de Balmain?