Hablemos de mujeres millonarias y poder

Hoy hablaremos de las mujeres millonarias. Hace unos días enganché en la televisión la película The First Wives en la que tres mujeres divorciadas (Diane Keaton, Goldie Hawn y Bette Midler) luego de enterarse de que sus esposos están con mujeres mucho más jóvenes, deciden vengarse de ellos y su gran recompensa al final es que les dan dinero, mucho dinero para crear un centro de atención a las mujeres que sufren violencia.

La escena en la que ellos resignados les dan cheques por 100 mil o 250 mil dólares, me hizo pensar que uno de los errores narrativos de la película, leído con los códigos feministas que hoy vapulean por todo el mundo, es que una mujer al final se quedará con un poco de dinero, es decir, su marido no va a quebrar, es más como que le da algo que si bien no le sobra, tampoco le hace falta para seguir con una buena vida, y ella estará contenta.

El matrimonio se basa en la idea de que dos personas juntas solucionan dos aspectos de la vida que francamente son un poco irresolubles. Por un lado alguien tiene que traer dinero y por el otro, alguien tiene que ponerse a limpiar. El rol del ama de casa o del amo de casa supera la idea de la independencia simplemente porque estamos en un mundo capitalista. Un mundo en el que la medida del dinero determina la escala social, la posibilidad de asegurar un futuro y la confiable solución de los problemas. Entonces, ser amo o ama de casa implica renunciar a esa libertad. No siendo suficiente, no solo no se tiene una vida productiva en lo económico, sino que su ambiente laboral se reduce a la casa, lugar del que tampoco podrá salir mucho si no se lo propone.

Es por eso que hoy parte del nuevo paradigma de la revalidación de los géneros implica que ninguna relación puede estar sujeta a propósitos económicos en común. Él debe hacer su plata, ella también. Es por ello que mujeres como Reese Whiterspoon, Oprah Winfrey o Kilye Jenner terminan siendo ejemplos tan representativos para toda la humanidad. Todas ellas se convirtieron en líderes de sus industrias y además en multimillonarias. Lo lograron todo: el dinero, la fama y el poder.

Françoise Bettencourt Meyers, la mujer más rica del mundo es la heredera de L’Oreal y cuenta con un patrimonio de 49.3 billones de dólares. Está en el puesto 15 de los billonarios de Forbes.

Si la aspiración es válida, esos escaños de los ricos del mundo deben tener a muchas más mujeres, por ello haremos un recuento de quienes son aquellas en el mundo de la moda y el entretenimiento que tienen la trilogía de la fama, el dinero y el poder:

Françoise Bettencourt Meyers no entra en nuestra lista porque su imperio es heredado, es decir, ella no construyó la compañía L’Oreal, aunque fue fundada por Eugène Schueller, su hija Liliane y su nieta Françoise lideraron la empresa posteriormente.

La mujer más rica del mundo con una fortuna hecha por ella misma es Wu Yajun, quien fundó junto a su esposo el holding Longfor. Está en la posición 149 de los más ricos con 11.7 billones de dólares. Sin embargo, como tampoco es del rubro de moda o del entretenimiento, aquí vamos con las más ricas hechas a sí mismas y que deben servir como un ejemplo de que el poder de una mujer se debe construir a la par de las aspiraciones de un hombre.

1. Doris Fisher

Junto a su esposo Don, Doris es la dueña y co fundadora de la marca GAP en 1969. Fue a la universidad de Stanford y su capital se estima en 2.7 billones de dólares. Su vida también la dedicó a coleccionar arte y Gap nunca va a pasar de moda. Tenemos que decir también que muchas de las mujeres millonarias fundaron sus compañías en colaboración con sus esposos, lo que representa una idea fabulosa: dos personas pueden unirse para hacer realidad una visión. Sin que ninguno de los dos tenga que sacrificar ni por un momento sus instintos y ambiciones. ¿Matrimonio o sociedad? yo diría que las dos.

Doris y Don

2. Oprah Winfrey

La famosa Oprah es maravillosa. En mundo que tenía todas armas en su contra, logró a punta de inteligencia, astucia y trabajo duro escalar cada uno de los momentos de su brillante carrera hasta convertirse en la mujer más poderosa de la televisión norteamericana, una figura mundial, ostentar una fortuna de 2.6 billones de dólares con sus proyectos mediáticos y tener una vena altruista que ha cambiado vidas. Nacida de una mujer en Mississippi que limpiaba casas y que la tuvo en su adolescencia, Oprah representa el éxito que debe ser más real que simbólico en la industria del entretenimiento.

3. Jin Sook Chang

Otra empresaria de la moda en la lista que junto con su esposo fundaron la multimillonaria compañía Forever 21. La pareja que inmigró de Corea del Sur no la vio nada bien al principio. Ella trabajó como peluquera y él limpiando oficinas hasta que tuvieron los suficientes ahorros para comprar una pequeña tienda de ropa y comenzar a comprar prendas a los proveedores coreanos de la zona y revenderla de manera económica. Hoy su fortuna se estima en 2.1 billones de dólares.

4. Kathy Fields y Katie Rodan

Una sociedad multimillonaria la de Kathy y Katie quienes son las fundadoras de las empresas que fabrican productos dermatológicos Proactiv Solution y Rodan + Fields. Las dos compañías están avaluadas en 1.5 billones de dólares.

5. Anastasia Soare

Inmigrante rumana, Anastasia llegó a California sin hablar mucho inglés y comenzó a trabajar en un salón de belleza. De pronto descubrió que las pestañas eran un área no explorada en esos tiempos por las compañías de cosméticos y por los salones así que desarrolló una técnica para diseñar pestañas terminó llevándola a fundar Anastasia Beverly Hills, una compañía avaluada, a los 61 años de su fundadora en 1.2 billones de dólares.

6. Sara Blakely

Es una de las más conocidas en la lista por ser jurado del programa norteamericano Shark Tank donde importantes inversores compran las ideas de nuevos creadores. Con una fortuna actual de 1 billón de dólares, esta nacida en la Florida trabajó vendiendo máquinas para enviar fax de puerta a puerta y fue promovida a los 25 años. ¿Su queja? los pantimedias incómodos y muy inapropiados para el calor de la costa este. Es por ello que ideó una nueva técnica para hacerlos más cómodos y funcionales, ahorró 5000 dólares para perfeccionar su idea y luego de muchos rechazos, recibió la inversión que tanto necesitaba de un empresario cuyas tres hijas amaron los prototipos. Hoy es una de las mujeres auto hechas en los Estados Unidos. con su marca Spanx.

7. Kylie Jenner

La más joven del clan Kardashian con 22 años resultó brillante en los negocios. Su marca de cosméticos que comenzó con una línea de 29 labiales en 2015, se transformó en un imperio de la belleza que la llevó a acumular hasta el día de hoy una fortuna de 1700 millones de dólares. Seguramente nada puedo decirles yo que ya no se sepa de esta chica de oro con los cinco ingredientes esenciales: inteligencia, fama, dinero, juventud y belleza.

La reivindicación de la mujer debe venir con propuestas rentables, con negocios que exploten su inteligencia antes que su belleza o carisma ya que eso es lo que han hecho los hombres. Los multimillonarios de nuestro mundo hacen con poder, evalúan, invierten, se arriesgan y se enfrentan a un panorama que siempre que está en su contra, es tomada más como una oportunidad que como una amenaza.

Si las mujeres hoy tienen la libertad de ser cualquier cosa, a lo que hay que aspirar es a la cima del capitalismo, del intelectualismo, de la audacia. Y es así como la unión y la solidaridad femenina puede ser una guía de inversión. Laurene Powell, viuda de Steve Jobs y con muchísimo dinero, invirtió un dineral en Hello Sunshine, la compañía de Reese Whiterspoon quien tiene un capital de 240 millones de dólares y es una de las voces más fuertes del Me Too y el Self Made en en Hollywood.