La sociedad como verdugo de la mujer gay en el cine

Por: Sara Duarte. Especial Mujer Gay en el cine. #30DíasDeOrgulloGay #30PelículasLésbicas

En Tell it to the bees, vemos una historia de amor entre dos mujeres que se descubren de manera individual el día que se enamoran. Esta película apela a la emotividad con cada plano. Señala precisamente el miedo, el deseo, el coraje, la violencia que rodea a las dos protagonistas. Hace un peso de la imagen a la derecha, señala a detalle el movimiento de las manos, los pies, las sonrisas y contra planos donde se ven siempre las dos personas involucradas.

Mujer Gay en Tell it to the bees

De igual forma cada momento importante de la película tiene una pausa marcada por las abejas. En cada situación existe una necesidad inventada de validar la existencia de la mujer a partir de las leyes masculinas. Cuando el ex marido de Lydia dice que Charlie debe estar con su padre, que alguien debe enseñarle a ser un hombre, se repite el mismo mensaje violento que impide que dos mujeres se amen libremente.

Mujer Gay en Tell it to the bees

Esto mismo pasa en la película Retrato de una mujer en llamas donde lo más importante es que una mujer consiga un buen marido. La madre de Elöise es la más interesada en que esto pase. En esta película, de constantes claros y oscuros, sombras e imágenes simples que acompañan el silencio, la directora hacer un trabajo descriptivo hermoso. Va desde el detalle de las manos hasta la fuerza de la respiración agitada, podemos por un momento sentir la brisa en la cara y de repente estar sonriendo frente a una fogata.

Mujer Gay en Tell it to the bees

En medio de estas oposiciones estas dos mujeres, la pintora y la musa, se enamoran y en varias ocasiones se preguntan sobre el amor, pero todas sus respuestas aparecen cuando por primera vez se despojan de sus miedos y prejuicios. Este miedo a ser descubiertas o a descubrirse ellas mismas se ve reflejado en planos de cámara fija sobre espacios que por la combinación de colores cálidos, son un cuadro vivo.

Mujer Gay en Retrato de una mujer en llamas

Con las mismas prohibiciones, dudas sobre el amor y obligadas expectativas sociales vive Alike en Pariah. Una joven en pleno desarrollo de su adolescencia, se descubre desde su identidad de género, enfrenta sus miedos, pelea  por sus sueños y expone su alma ante la fragilidad de las relaciones amorosas en medio de un contexto social tan religioso como moralista. La directora juega con planos abiertos, nos presenta todo alrededor para que podamos imaginar bien a que se está enfrentando Alike. Su madre es, como la madre de ElöIse, creen que lo mejor que les puede pasar es tener un hombre, eso les enseñaron, eso enseñan. Es un problema de educación que no se arregla con ir al colegio, requiere de transformaciones estructurales para las que la madre de Alike no está lista.

Mujer Gay en Pariah

Constantemente le pide a su hija que se comporte como una mujercita, ya que su expresión de género es masculina. Esta opresión solo causa en la joven una profunda confusión, intenta descubrirse. Cada proceso de transformación de acuerdo a su contexto social queda grabados en una secuencia delicada con una musicalización perfecta. Ella intenta ser como su padre, sin entender todavía que aquello que la define va mucho más allá de las imposiciones que recibe, por parte de su familia y de sus amigas.

Mujer Gay en Pariah

Estas tres películas, realizadas desde tres miradas diferentes, ubicadas en contextos muy ajenos pero socialmente violentos, nos permiten recorrer desde la pantalla la idea terrible de que la mujer debe ser siempre quien encaje en tipos y formas. En este camino equivocado de prejuicios y obligaciones morales, nos encontramos con diferentes formas de resistir, siempre desde el amor. El amor a sí mismas, a la vida, a los sueños, a la otra, pero nunca al sistema que oprime y obliga a una mujer a ser algo que no quiere. Recuerden que no están huyendo, están eligiendo.