Bye, bye, OutFears.

Los mejores proyectos nacen de las amistades. OutFears recorrió, como idea, un largo camino que atravesó, en principio, las inseguridades de dos veinteañeros paralizados por el miedo y las exigencias sociales; la cobardía de no arriesgarse en un mundo que se presentaba ágil y vertiginoso; el silencio de voces aún no lo suficientemente fuertes para plantear una posición respecto a la industria de la moda.

La decisión fue tomada en una conversación cualquiera, ¿por qué no atreverse y hacer un blog de moda? Y así, como si esa semilla hubiese sido plantada siglos atrás en nuestras almas, apareció el siguiente paso, natural y aventurero. Antes de continuar queremos contarles que este siempre fue un proyecto a distancia, pues Yamid siempre estuvo desde Argentina y Oriana desde Colombia, sin embargo, la pasión y las ganas siempre fueron parte de su combustible.

Los primeros días fueron veloces: consumíamos información por toneladas para escribir un artículo por día, así es llegamos a publicar durante casi 3 años un artículo diario. Veíamos películas, documentales, escudriñábamos viejas revistas de moda y nos sentábamos tardes enteras a revisar pasarelas de los grandes del siglo XX: Yves Saint Laurent, Dior, Chanel, Schiaparelli, Cardin, Patou. También vivíamos pendientes de lo nuevo, de lo que debíamos conocer si es que queríamos tomarnos en serio el papel de referentes de la moda, en América Latina y en el mundo.

De esa manera, nos encontramos ingresando a un espacio de creatividad y movimiento infinito, tan basto como encantador. Nos cruzamos con personas que compartieron la idea y el mismo entusiasmo. Fue allí cuando comenzamos a hacer entrevistas. Ese fue un paso que pareció gigante, ya no solo lanzábamos nuestras opiniones al ciberespacio, sino que debíamos ponernos cara a cara con diseñadores, ilustradores, fotógrafos, modelos, bloggers, empresarios o estilistas y encarar el ejercicio periodístico de indagar con argumentos, con bases sólidas, con una posición de confianza.

Así lo hicimos y sentimos como el horizonte se ampliaba. Ya no sería nuestro blog, era ahora una línea que se expandía a medida en que crecía el interés (el nuestro y el de otros) y así duramos cinco años hablando de moda. Algunas de aquellas entrevistas las pueden encontrar en nuestro libro OutFears, cultura de moda.

El tiempo pasó y crecimos tanto como nuestro conocimiento. Ya no éramos dos jóvenes queriendo un espacio. Gracias a OutFears, nos convertimos en mejores profesionales, en más sabios, más experimentados, en empresarios aguerridos y, por supuesto, en mejores amigos.

Hoy decimos adiós, el ciclo se cierra y esta experiencia que nos formó durante media década, la recordaremos, gracias a ustedes, como un enorme bloque que cimienta nuestras vidas actuales y futuras.

Los agradecimientos serían infinitos. A los colaboradores que nos brindaron su talento para alimentar el blog, a los escritores que confiaron en nuestro proyecto para compartir sus ideas. A todos los seguidores y quienes pasaron por nuestro lugarcito en Internet y se quedaron leyendo. A todos inmensas gracias por haber hecho de este, un blog lleno de trabajo duro y de satisfacción.

En el camino nos encontraremos y en el pasado recordaremos que aquello que hicimos con pasión, se inscribe en el corazón para siempre.