Bienvenidos los nuevos años 20

En la década de 1920 sucedieron varios hechos significativos para el estilo y la libertad de las mujeres. En primer lugar las siluetas se relajaron y ya no era necesario vivir aprisionadas dentro de corsés y armadores; en segundo lugar fue posible mostrar las extremidades, los brazos y las piernas ya no eran motivo de recato; en tercer lugar el cabello podía lucirse corto sin restar atractivo o feminidad, en cuarto lugar la vida doméstica no era la única opción sino que los clubes, los cafés y los trabajos se abrían como un universo a ser explorado, en fin que el movimiento de las flappers y el jazz nunca fue tan radiante como durante ese entonces y ahora tenemos curiosidad por lo que significará la llegada de los nuevos años 20, pero en esta ocasión en medio del siglo XXI.

Decir que la moda no ha cambiado desde los 90 sería una falta de sentido común, pues cada vez se ha hecho más cómoda, diversa y vibrante, ahora con el Internet y las redes sociales la gente vive el estilo como algo propio, cada vez menos aspiracional. En este momento conviven tendencias dispares como los vestidos fantasía de la diseñadora británica Simone Rocha (prendas que perfectamente usaría Daisy la protagonista del Gran Gatsby) con las T Shirts de Off-White el imperio de moda casual creado por Virgil Abloh.

Si en ese entonces las prendas traducían las emociones de Louis Armstrong con sedas de caída sinuosa y flecos de movimiento divertido, ahora evocan las rimas de Drake o Travis Scott, las marcas Supreme, Balenciaga o Gucci son urbanas, eclécticas y apuestan por una vida en movimiento, especialmente en este tiempo cuando viajar y conocer el mundo son prioridad para la mayoría de personas. En aquella época la libertad todavía era romántica y así era relatada por las plumas de Fitzgerald o Hemingway, en este presente se propaga una sensación general de miedo y soledad con autores como Margaret Atwood o Murakami, entonces la moda en los inicios del siglo XX vio reducidas sus capas para abrirse a la vida, ahora busca ser más una fuente de contención, antes la gente se unía a las tendencias como una religión, ahora las crean para diferenciarse, antes era importante pertenecer, ahora es importante destacarse y diferenciarse.

La ruptura que sucedió en el 2020 fue mucho más evidente porque la moda era incomoda y restrictiva hasta ese momento, ahora lo que tenemos es una sucesión de cambios vertiginosos a los que naturalmente cuesta seguirles el ritmo, incluso si estamos a menudo en Instagram. No obstante, hay cosas nuevas pasando como la importancia de la moda circular, es decir la posibilidad de reutilizar la ropa de otros y desacelerar el consumo, lo que antes era un movimiento pequeño, cada vez gana más adeptos y seguidores, también dentro de las formas de consumir, la moda online sigue una triunfante avanzada, donde los creadores y productores ya no requieren de un punto de venta físico para lanzar sus productos y construir comunidades de compradores.

La ciencia se ha involucrado en la generación de nuevos tejidos más sostenibles, aunque es un proceso lento y costoso, además en el mercado han surgido marcas como EVERLANE que le cuentan a los clientes sus costos para establecer precios que en su consideración son más justos. Otros hechos significativos son la visualización de mujeres y hombres con diferentes looks y apariencias, sin seguir los cánones de belleza establecidos por la publicidad en el siglo pasado. En fin, ahora que la moda ha alcanzado diferentes entornos y realidades, es cada vez más políticamente activa en cuanto a los retos que enfrentamos como sociedad, si en los 20 se trataba de apoyar la emancipación de las mujeres, ahora se trata de la responsabilidad para vivir esa libertad, de la autenticidad para no perderse en las imágenes creadas para las redes y de la sostenibilidad para tener un planeta donde seguir viviendo mañana.

Nos gustaría saber para ustedes ¿Cuáles pueden ser los cambios más importantes que tendrán lugar para la moda en esta nueva década del 2020?