Una Fiebre Estética Llamada Euphoria

Empecé a oír de Euphoria, la serie de HBO, en el 2018, al saber que era un show producido por Drake y protagonizado por Zendaya (Si la maravillosa Zendaya, dueña de un estilo inigualable), sin embargo no imaginé que con su estreno en Junio de este año se desataría una fiebre voraz en torno a su propuesta estética (ropa y maquillaje), esencialmente en torno a los personajes de Jules, Maddy y Kat, quienes presentan un performance de su personalidad a través de la evolución de sus looks.

Desde el final de temporada hace una semana, las redes sociales y páginas informativas no paran de publicar contenido en torno al boom que ha representado el programa, las influenciadoras de Beauty and Makeup no han perdido la oportunidad de recrear los tonos neón, apliques brillantes y demás elementos diferenciadores que nos tienen cautivados. Los responsables de esta apuesta estética son Kirsten Sage y Doniella Davy, en una entrevista con la revista Allure señalaban:

Siempre hay mensajes emocionales subliminales en todo el maquillaje «, me dice por teléfono el maquillador jefe del programa, Doniella Davy. El delineador en forma de estrella, los destellos y el impactante lápiz labial son más que divertidos de ver. Señalan emociones y desarrollo del personaje.

En ese sentido la serie se ha desmarcado de los estereotipos tradicionales para profundizar en las experiencias emocionales que marcan a los jóvenes hoy en día, los cuales por su intensidad derivan en outfits llamativos, desprolijos e imperfectos que transmiten incertidumbre y desafío. La diseñadora de vestuario del show, Heidi Bivens ha destacado:

Bivens dice que no estaba acostumbrada a crear de la manera en que la televisión lo permite. “Fue interesante trabajar donde nos sorprendería el desarrollo de la historia y luego podríamos construir sobre los personajes [con la] nueva información que estamos obteniendo. Existe este limbo en confiar en la historia, confiar en el director y los escritores. Fue una experiencia nueva para mí porque estoy acostumbrada a trabajar en funciones en las que sé cuál es el final y puedo visualizarlo «, dice. Pero ese descubrimiento permitió una experiencia más comunitaria, lo que realmente ayudó a informar la estética de los personajes. (Revista EW).

En general Euphoria no muestra sueños e ideas rosadas como lo hacían las series juveniles icónicas de los 90 (de las cuales me declaro fan) sino que trae al primer plano la decepción, en esa medida los colores fuertes traen un poco de luz, pero también de transgresión y así configura un caleidoscopio donde el televidente es agitado con fuerza. Mientras llega la segunda temporada es tiempo de seguir intentando sus looks, celebrando la originalidad y apostando el todo por el todo en materia estética, pues su éxito se ha convertido en una especie de validación para quienes ya tenían tiempo viviendo la moda y el maquillaje fuera de la norma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *