The Big Bang Theory y las 10 cosas que definen nuestra generación

Se acaba la serie «The Big Bang Theory» y desde ya sabemos que ese hueco no lo va a poder llenar nadie más. Al igual que Friends, lo maravilloso de los nerds de la televisión es que pudieron leer con gran precisión, humor y entusiasmo los rasgos que caracterizan a la generación joven que también empiezan a termina su ciclo de ese periodo que llamamos la juventud de los veinte años.

La pandilla conformada por galanes que no son guapos, mujeres científicas que no andan todos los capítulos escotadas y la pobre Penny que se desenvuelve en ese grupo como la «outsider» (una ironía muy acertada), reflejaron cómo se manejan hoy los matrimonios, las amistades, las aspiraciones profesionales y hasta las familias disfuncionales que dan hijos con frustraciones y traumas muy de nuestra era.

Es por ello que me decidí a detallar diez cosas que me parecen fundamentales para estudiar la serie de televisión que tuvo más de diez millones de espectadores por temporada desde una visión con nostalgia pero también como una lectura social que en próximas décadas va a ser clave para entender qué pasaba en ese periodo del 2007 al 2019.

1. Penny es la fuerza

La mujer de la serie, hermosa y un poco distraída es el elemento de fuerza física sin desmentir su femineidad. La aspirante a actriz procedente de Nebraska derrotó físicamente a Sheldon, protegió al grupo entero de matones y los sacó de situaciones difíciles por su carácter tosco y su personalidad dura. Ella es un signo de lo que podríamos llamar los nuevos lugares simbólicos de las mujeres que ya no deben tener la postura de la niñas frágil que busca ser protegida. Al contrario de ello, ella se vuelve la súper heroína que defiende a sus amigos cerebritos y crea con ellos una amistad profunda e inseparable.

2. Odiemos los músculos

Es la única serie de la televisión que no tiene como protagonista a un tipo de gimnasio o a chicos elegantísimos con cara angelical o cabello de seda. Si algo ha hecho efecto con la serie es desestructurar el culto al cuerpo proponiendo que ser divertido, inteligente y no tan pendiente del peinado es la nueva definición de «cool». Tanto así que en muchos episodios se burlan de los novios musculosos pero estúpidos de Penny, tanto así que ella misma se llega a sentir avergonzada por no haberle dado más importancia a su educación formal. Chicos… permanezcan en la escuela!

3. Se dispararon los físicos

Muchos estudios han demostrado que la serie ha influido a muchos jóvenes en el mundo a estudiar ciencias duras como física o química. Esta elevación de las matriculas si bien puede ser un poco errónea ya que ver una serie no es razón suficiente para decidir la carrera profesional, sí ha hecho algo muy interesante: desmitificar la idea de esas profesiones científicas que han sido vistas como lejanas y confusas. La pasión de los cuatro amigos y después con Amy y Bernadette popularizaron no solo la universidad y el positivismo sino también esos eventos como la ComicCon o las noches de juegos diciendo al mundo que también se puede tener una vida plena con una estabilidad fuerte. Enhorabuena por los científicos del futuro que han seguido a Sheldon Cooper.

4. La vida no es de los mochileros

Siguiendo con el razonamiento anterior, otra de las cosas fenomenales de la serie es que representa lo que es nuestra vida hoy. Somos seres interiores porque nuestra conexión con el mundo se da a través de internet. Por supuesto no es que sea un hábito saludable, hay que salir a vivir, pero no es una mentira que las formas laborales con las que hoy contamos son digitalizadas hasta el punto que el teletrabajo es una realidad que toma más y más adeptos. A estos chicos les gusta tanto la estabilidad que por 14 años se movieron entre el departamento de Leonard, la tienda de comics de Stuart y las casas de Rajesh y Howard. La vida del mochilero es un sueño al que pocos pueden acceder, en el entretiempo, nada mejor que disfrutar de la amistad y los lugares conocidos.

5. El matrimonio es un juego de niños

Si antes en el pasado el matrimonio era una unión sagrada y una responsabilidad que a todos los hacía pasar de una vida de soltero definida a una de casado complicada, con esta serie comprobamos que las uniones amorosas hoy son mucho más laxas. Conviven juntos Leonard y Penny antes de casarse, luego siguen viviendo como siempre e incluso deciden no tener hijos tan pronto. Esta unión nos dice mucho de las ideas del amor que no debe ser necesariamente eterno, de la individualidad en el matrimonio en el que no se deben hacer sacrificios y de un contrato igualitario entre la pareja en la que incluso Penny hace más dinero que Leonard sin tanto drama.

6. El mundo somos todos

Súper acierto es haber incluido como personajes a seres tan diversos cuya única cosa en común es la ciencia. Tenemos a Rajesh que proviene de la India y a Howard que es un judío no practicante. Ellos ironizan su propia cultura así como lo hace Penny con un Estados Unidos profundo y basto. La internacionalización de la serie se da también un poco por la manera en que la multiculturalidad es hoy el pan de cada día y cómo esa convivencia con personas de otros países nos enriquecen antes de perjudicarnos. Si bien hoy en el mundo las ultraderechas y la xenofobía hacen estragos, esta serie nos muestra que somos tan variados y tan comunes al mismo tiempo que todos podríamos encontrar personas súper parecidas a nosotros pero en otros marcos sociales y hacer de ello una gran amistad.

7. La sociedad de los nichos

Una vez más, siguiendo la idea del punto seis nos encontramos con que hoy somos menos patriotas que seres de nichos. No nos interesa relacionarnos con el vecino porque tenemos un mundo en nuestros celulares. Es por ello que cuando elegimos grupos sociales a los cuales pertenecer, tenemos en cuenta siempre gustos que nada tienen que ver con la procedencia, es así como se han popularizado por ejemplo los nichos que hacen cosplay, los fans de Harry Potter, los encantados por la lucha medieval o por jugar Calabozos y Dragones. La segmentación de la sociedad se vive a partir del placer de la cultura y de los gustos más que de la proximidad.

8. ¿Qué son los sueños?

Penny abandona en la mitad de la serie su sueño de ser una actriz famosa. Con esa decisión definió la encrucijada de los jóvenes hoy: ¿qué hacer cuando el plan A no funciona? Ella dio un giro y terminó en el mercado farmacéutico sin tomar esa decisión como el fin de su vida. No fue duro verla luchar tanto por lo que deseaba, pero la enseñanza es que la vida es una gran bola que gira y no se detiene por nadie. A veces las cosas no salen como esperábamos y debemos pausar, tomar un gran aliento y pensar en el próximo sendero a recorrer. Nunca es tarde.

9. Adiós a la religión

La desmitificación de la religión es otro de los pulsos de actualidad en la serie. Primero porque son científicos y ya de entrada sabemos que no le dan mucha importancia a todo el esoterismo unido a las ideologías dogmáticas. Por otro lado porque hoy estamos asistiendo al derrumbamiento de la iglesia católica. La juventud, o por lo menos muchos de los que hemos consumidos The Big Bang Theory encontramos en la serie una forma de pensar en razones mejores que dioses para explicar y fundamentar nuestras vidas. De ahí que tantos chistes de Sheldon sobre las celebraciones como la navidad resulten tan divertidas y aceptadas.

10. No confundas belleza con simpatía

Por último, una hermosa manera de ver la serie es entender que la belleza es actitud. Que sin importar cuánto deseamos tener de pareja a Henry Cavill, siempre va a ser mejor encontrar a alguien que nos haga reír, que nos cuide, que tenga la astucia para sorprendernos antes de depositar nuestro corazón en una persona hermosa pero que al final, no nos entienda. Es por ello que creemos y nos sentimos tan conmovidos por el amor de Leonard y Penny, de Amy y Sheldon, de Bernadette y Howard y, por qué no, de Rajesh y Howard.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *