Sobrevivir al Outlet

1

Cuando llega la semana de las ofertas, la locura se apodera de los apasionados de la moda. No significa esto que no compren una vez que salen las colecciones, pero sí, que tenemos la oportunidad de adquirir esas prendas que hemos estado persiguiendo pero que no nos habíamos atrevido a adquirir antes.

Estos son simples pasos para ir a un outlet y no gastarse el sueldo del mes en ropa que nos generará un sentimiento de culpa.

 Compra básicos: las rebajas pueden ser un aliado estupendo para comprar ropa funcional a buen precio de buena calidad. Busca camisas blancas que te sirvan para ir a trabajar, una noche con amigos o simplemente pasar el domingo viendo películas. Recuerda que puedes hacerte de tres o cuatro y te podrán durar más de dos años. Además tienes el plus de saber que nunca pasarán de moda.  También puedes inclinarte por algunos pares de jeans de corte recto o Slim Fit  de colores neutros que al igual que las camisas blancas, no tienen pierde en el momento de armar un outfit.

 Busca tu pecado: ¿Recuerdas esa chaqueta que viste en el catálogo que te pareció algo extravagante y que estuvo toda la semana en tu memoria?. Es hora de ir por ella. Chequea las colecciones de las marcas que están en el lugar al que vas y elige de antemano prendas que te gustan y que posiblemente puedan estar. Sé que lo que habrá no es lo mejor del grueso de la colección, pero puedes llenarte de esperanzas y definir prendas con anticipación sabiendo que lo más probable es que no esté porque se vendió todo o peor aún, que no haya de tu talla. Pese a esto, sueña en grande.

2 No compres por melancolía: hablando de talles, uno de los errores más comunes es encontrar una camisa o un pantalón estupendo pero que nos queda demasiado grande. Empezamos a pensar que lo mandamos al sastre   a que lo reduzca o que no se ve tan mal. Pues… ¡ERROR! Si no te queda, déjalo ir. No acumules ropa que luego no     vas a ponerte porque sabes que no favorece tu cuerpo y te hace una talla más grande.

Ve acompañado: Todos tenemos ese amigo que trabaja en moda (si no lo tienes, empieza a buscar uno) que nos dice con sinceridad lo que nos queda y lo que no. Aprovecha las ofertas para salir con ella o con él y que sea un anclaje para que no tomes malas decisiones. Hazle caso cuándo te diga que es suficiente o que no vale la pena alguna prenda. Nuestro sentido fashionista nos va a atacar permanentemente con la excusa de los precios. Pero  recuerda que en otros seis meses volverán las ofertas.

3

 Haz un presupuesto: no se te ocurra irte a comprar un día después que te han pagado el sueldo. Se prudente y define cuánto estás dispuesto a gastar en una salida. Por mucho que lo creamos, una falda no es el fin del mundo. Ten cuidado con saber lo que vas a invertir para que no andes el resto del mes orando a la virgen para que te alcance el sueldo.

4

 Llega temprano: por último, intenta conocer los calendarios de las marcas para que puedas encontrar variedad en diseños y en tamaños. Las ofertas empiezan a llegar a los outlets aproximadamente un mes antes del lanzamiento de la nueva colección. Así, si frecuentas los locales por esas fechas, vas a ir encontrando tesoros. Antes que otra u otro te lo gane por rapidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *