Shakira, J.Lo, Versace, Dundas… diversidad

El mundo se paralizó el pasado domingo a media noche cuando dos de las estrellas de la música pop más influyentes, Shakira y Jennifer López, se tomaron el medio tiempo del Super Bowl para hacer una declaración magestuosa: dos mujeres, dos latinas, dos profesionales, dos estrellas son inigualables a la hora de exponer a América Latina como una voz que supera todas las barreras que cierto presidente de los Estados Unidos quiera construir.

La presencia latina fue estelar: Shakira colombiana, Jennifer López con ascendencia puertorriqueña, Bad Bunny puertorriqueño, J. Balvin colombiano, la coreógrafa de champeta colombiana, el grupo de baile de la salsa de J.Lo. caleños d Colombia, pero no solo eso, la diversidad mostrada en esos catorce minutos que serán la comidilla en redes sociales durante esta semana también tuvo dos incursiones de moda que implican la diversidad como algo global: la creación del vestuario de Jennifer López por Versace, italianos, vínculo que ya conocíamos luego de que López desfilara en la pasarela de la marca dirigida por Donatella con su estelar vestido verde y por otro lado, el diseño del vestuario de Shakira por Peter Dundas, noruego que trabajó para Roberto Cavalli y para Emilio Pucci. Sus botas rojas fueron diseñadas por Daniel Jacobs quien utilizó cristales Swarovski. Es decir, en ese pequeño gran show, lo que menos hubo fueron decisiones estadounidenses, pero ¿qué es ser estadounidense? ¿acaso no es ser anglosajón, italiano, judío, latino, chino, árabe?

El vestuario de Shakira estuvo muy acorde con su tono de piel. Siendo ella de un tono cálido, al igual que Jennifer López, optó por el rojo y el dorado, dos colores que la han acompañado durante toda su carrera, en especial sabiendo que su gira El Dorado World Tour, en el que utilizó prendas de la firma francesa Balmain, que por cierto ya se puede ver en la plataforma de HBO giró en torno a la leyenda del Dorado, esa historia colombiana que rezaba que en la laguna de Guatavita, los indígenas sacrificaban doncellas vírgenes bañadas en oro para que los dioses les trajeran prosperidad. Los españoles durante el descubrimiento, al conocer la leyenda propia de la tradición, se encaminaron a hundirse en la laguna para sacar el oro que, siendo polvo, no podía ser recuperado.

Shakira se ve bien en colores de una gama cálida, en cambio, Jennifer López eligió el plateado durante toda su presentación, aunque según la colorimetría, su piel se ve mejor en colores de gama más cálida. Sin embargo, el brillo resalta su actuación y ya es habitual en ella la elección de estos tonos. También tenemos a dos artistas que han construido su carrera de manera sólida y constante desde hace décadas y por ello no pueden ser más que los dos metales más apreciados: el oro y el diamante.

La moda, al igual que el arte en general no tiene barreras. Pensé mucho en escribir este post porque ya tanto se está hablando de la actuación de las dos cantantes que, ¿qué más se puede decir? pero sentí que se debe decir mucho más, que cada medio, cada blog, cada youtuber debe hablar de esto porque la alternativa es lo perverso del mundo, las guerras, Donald Trump, corrupción y entonces descubrí que el arte, la cultura, la moda y el entretenimiento es un pegamento social tan fuerte que puede volcarnos a todos hacia el futuro, hacia la bondad.

De Shakira y Jennifer López se rumuró una disputa por el último mundial de fútbol que fue abierto por Jennifer y cerrado por Shakira. Esta unión, este performance demuestra que, al igual que en la indumentaria, lo único que vale la pena en la mayoría de los casos es el trabajo conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *