Saint Laurent y Bohan, una historia de rivalidad en Dior

Marc Bohan es un nombre que pocos conocen a menos que estés en la industria de la moda. No es un personaje inmerso en la cultura popular como Coco Chanel o Jean Patou o Andy Warhol, quienes hoy son una leyenda. Tiene exposiciones alrededor del mundo, sus creaciones se conservan en museos, sigue vivo con noventa años y su logro más grande fue haber dirigido la marca Dior por más de treinta años. Entonces ¿por qué no es una celebridad?

Marc Bohan con una de sus colecciones
Marc Bohan con una de sus colecciones

Esa historia fue dolosa. En 1957, el joven Yves Saint Laurent, un argelino de 21 años se vio al frente de la firma Dior cuando Christian falleció luego de una década de encabezar la industria a causa de su New Look. Su talento era indiscutible, tenía una visión, una energía y un montón de bocetos debajo del brazo que lo hacían el candidato perfecto para lograr un espacio en el olimpo de los diseñadores.

Sus colecciones dieron resultado, lo nombraron El Principito y era tal su poder de seducción, que durante sus dos años y medios al frente de la marca, las ventas de Dior eran la mitad del total de exportación de modas en Francia. Era indiscutible su reinado hasta que una de esas cosas sin sentido de la vida se cruzó en su camino.

Veámoslo así: al chico le matoneaban en el colegio por ser homosexual. Lo discriminaban, lo humillaban e incluso, en algunas entrevistas, decía que le pegaban por esta causa. Su debilidad física y su sensibilidad artística fue premiada en sus años de niñez con maltratos. Ya hasta ahí, es una pasada. Se llena de valor, gana el Premio del Secretariado Internacional de la Lana por un diseño que lo lleva a París y se va a vivir a la ciudad de la moda y de las luces, llega hasta Dior y este lo hace parte de su universo, logra lo que pocos podrán alcanzar en su vida al ser nombrado como director de la compañía y ¿qué pasa?, en 1960 lo llaman a prestar el servicio militar en su país.

Yves Saint Laurent ajustando un vestido de su línea trapecio para Dior
Yves Saint Laurent ajustando un vestido de su línea trapecio para Dior

No puedo imaginarme el desagrado que tuvo que sentir con esa noticia. ¿A quién se le ocurre pedirle a un genio, a un artista y al chico que estaba poniendo en alto el nombre de Argelia ir a enfundarse en un uniforme militar y tener un arma para atacar a otro? No estoy criticando la milicia (aunque odie la idea) ni el hecho de que “todos seamos iguales y debemos…”, por supuesto no debemos y no lo somos. Muchos pudieron ir al ejército, pero pocos pueden hacer lo que Saint Laurent hizo.

Una creación de Marc Bohan para Dior
Una creación de Marc Bohan para Dior

Bueno, superando el momento, nunca llegó a sostener un arma, nunca fue a luchar a ningún lado, no duró mucho tiempo hasta que una crisis nerviosa lo llevó a un centro de asistencia en donde los tratamientos para el joven Saint Laurent, que en realidad se llamaba Yves Henri Donat Mathieu-Saint-Laurent, fueron severos y dañaron sus hábitos, empezaron sus problemas con las drogas y las bebidas y fue dado de alta. Regresó a París, suponiendo que la promesa de su cargo de director aún estaba esperándolo.

Marc Bohan ajustando un vestido a Sofia Loren
Marc Bohan ajustando un vestido a Sofia Loren

Fue toda una gran confusión, muchos especularon que Marcel Boussac, dueño de Dior, había presionado al gobierno para que no lo reclutara, mientras otros sostienen la teoría de que Boussac, luego de la colección que no fue tan bien recibida al principio de Yves, pensó que lo mejor era deshacerse del chico antes de que fuera tarde para reemplazarlo.
En el tiempo militar, Marc Bohan, con 32 años, lideraba la firma en el tiempo en que Yves no estuvo, entonces, aquí comenzó el siguiente golpe, a Saint Laurent no le dieron su cargo, el usurpador estaba posicionado y el apoyo que tenía asegurado Saint Laurent por su talento y su visión se derrumbó hasta ser polvos en sus pies. 23 años, una mala experiencia en el ejército y un mal habido rechazo a acceder a lo que era suyo por herencia (artística por supuesto).

Yves Saint Laurent con una de sus colecciones
Yves Saint Laurent con una de sus colecciones

La depresión hizo lo suyo y el joven Yves conoció el cielo y el infierno mucho antes de cumplir los 25 años, pero su destino estaba marcado y no iba a pasar desapercibido. No había nacido para mantenerse en el suelo y junto con su pareja Perre Bergé y el millonario J. Mack Robinson, fundó YSL y de ahí, todo es historia conocida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *