El poder del vestido negro

Un vestido, un color, una historia.

Resulta curioso entender que cada prenda que vestimos, tiene una historia y un creador. En este caso, creadora y sin duda conocerla le da más valor a lo que adquirimos.

El vestido negro, es esa prenda que toda mujer tiene y lo saca a “pasear” cada que quiere brillar, no importa si es largo o corto, no importa si es de día o de noche, tampoco importa si es para una cena o entrevista. En sí, es como el Jean, cumple una función determinante en nuestra vida. Aunque suene a exageración.

El vestido negro llegó a comienzos del siglo XX, en aquel tiempo este color tenía otro significado y era utilizado mayormente por la servidumbre y clase obrera, pues se trataba de un color fácil de lavar y conservar, pero llegó Coco Chanel con su personalidad autónoma y libre a provocar una serie de cambios que hasta el día de hoy se mantienen.

Coco Chanel
Coco Chanel

¿Se imaginan un 2017 sin “poder” usar un vestido negro, sólo porque era considerado una prenda para un grupo en especial? No creo. Coco Chanel fiel a su esencia y con plena consciencia del significado del color, decidió asistir al teatro con un vestido negro, hecho por ella, largo hasta las rodillas, sobresaliendo entre las demás mujeres coloridas y con vestimentas atiborradas de mangas y sombreros. Su sencillez y elegancia de inmediato dio de que hablar. Fue elogiado por las demás mujeres y desde entonces nació el Little Black Drees o LBD.

Puede venir temporada tras temporada, tendencias, épocas y aún así, el vestido negro nunca pasará de moda. Es esa prenda confiable que te sacará de un apuro y te dará luz propia. ¡Siempre!.

En palabras de Nina García, autora del Libro de la moda, el vestido negro es sobrio y provocativo, misterioso y chic. Realza sin desmerecer el resto, le permite a tu pelo, a los accesorio y a tu personalidad tomar el centro de la escena sin olvidar el efecto estilizante.

Ese es el vestido negro. Entre comodidad y practicidad. Coco Chanel además de revolucionar la moda, impuso unos ideales que rompieron reglas establecidas, creó una prenda no para una temporada en especial, sino para toda la vida.

Uno de los mejores ejemplos y fotografías en los que se ve el vestido negro, es el que sale en la película “Breakfast at Tiffany´s”, en la cual Audrey Hepburn (hermosa, por cierto), viste un LBD. Es un outfit sencillo y maravilloso y una de las mayores representaciones del vestido negro.

Holly Golightly un personaje con un look icónico del cine
Holly Golightly un personaje con un look icónico del cine

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Una nunca está ni demasiado ni insuficientemente elegante con un vestidito negro” Karl Lagerfeld

 “Puedes llevar un vestido negro a cualquier hora del día o de la noche, a cualquier edad y en cualquier ocasión. Un vestido negro es la cosa más esencial en el armario de una mujer” Christian Dior

Y así es. A cualquier hora  quedará perfecto, cuando no sabemos que ponernos, el negro siempre será una solución muy acertada. Así que si no tienes en tu armario un vestido negro, lo más adecuado es que la sumes en tu próxima compra, no lo hagas por moda, compra prendas que sean eternas, como dice Nina García: “No te vuelvas loca sólo por las modas”. Y esa, será una de las razones que importará a la hora de tener un LBD, porque seguramente será una prenda que amarás por cinco, diez o más años, además como dicen por ahí “El negro sale con todo”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *