Pañoleta, tendencias que nunca mueren

El pañuelo ha llevado mucha responsabilidad a cuestas y ha sido uno de los accesorios al que se le ha encontrado una gran gama de utlilidades dependiendo del tiempo y de las costumbres de cada época. Hacia el siglo XVII y XIX era un complemento del vestuario masculino, un pañuelo de seda era un asombroso detalle, sobre todo para ofrecerlo a las damas. Ellas por su parte lo llevaban en sus bolsos y hacían con ellos travesuras como Lidya Bennet en la película Orgullo y Prejuicio que lo lanza al aire mientras pasa un batallón de la fuerza armada británica con la esperanza de que uno de los soldados se agache a recogerlo y enetregárselo como muestra de caballerosidad.

Empezó a perder sentido a finales del siglo XIX cuando los hombres reemplazaron el pañuelo anudado a su cuello por la corbata que hoy conocemos. Ya durante el siglo XX comienza su travesía empezando por las mujeres que lo usaban como cinturón en los años treinta y cuarenta. Rosie la Remachadora, ese poster que inspiró el feminismo años después, lleva una pañoleta anudada a su cabeza como complemento de la fuerza de las mujeres. En la cabeza se lo anudaron en la década del sesenta en el momento en que el sombrero y el tocado en el cabello empezó a entrar en desuso y mujeres como Jackeline Kennedy, Brigitte Bardoy y Audrey Hepburn lo pusieron de moda al llevarlo en películas y en salidas públicas.

Las más famosas son por supuesto las de Hermès que enoloquecieron y enloquecen a la población con sus diseños y texturas. Tienen una relación con la simbología de los vaqueros del medio oeste que la llevaban al cuello y en los setenta fue un elemento frecuente en el estilo hippie.

Hoy recordamos que es una manera perfecta de variar tus looks sin muchos costo y por eso armamos esta galería, para recordar, anhelar y usar pañoletas.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *