MET: La moda y la religión católica

El próximo 10 de mayo veremos la tan esperada Gala del Met que tiene como tema la iconografía católica tomada por la moda para hacer ropa. Lo primero que se me ocurre es pensar por qué solo tomaron a los católicos como meollo del asunto, es decir, en tiempos en los que necesitamos más que nunca un discurso de unión, la religión parece apartarnos más unos de otros. El catolicismo sí, ha influido de manera profunda en occidente, pero eso no quiere decir que debamos elegir solo una de las religiones -que es un tema totalmente arbitrario- para categorizar la alfombra roja más importante del mundo. 

Aunque muchos me puedan decir que es solo un tema superfluo, yo debo decir que no lo es por el simple hecho de saber que muchas de las celebridades más importantes del mundo estarán llevando en sus faldas imágenes de Jesucristo, la Virgen María y hasta alguno de los apóstoles. Esos mismos famosos estarán vinculando su séquito de seguidores -que se cuenta en millones según las redes sociales- un mensaje que al final, podrá ser entendido como quieran pero sin una alternativa visible. 

Está bien, también me pueden decir que seguramente serán pocos los que se atrevan a vincular su imagen pública -los anfitriones son Donatella Versace, Rihanna y Amal Clooney- a un tema tan delicado como religión y que ser irán vestidos con cualquier vestido rompiendo el único requisito de la gala que es tener un atuendo acorde al tema impuesto, sin embargo, también podremos ser testigos de algunos de los más polémicos mensajes católicos o anti católicos de personalidades como Madonna o Lady Gaga que ya han jugado desde su música con imágenes católicas haciendo de ellas una parodia en algunos casos y una verdadera provocación en contra del Vaticano en otras. 

Madona
Madonna es una de las que más ha jugado con los símbolos católicos, aquí en un concierto en Londres.

De cualquier forma, y viendo cómo viene la cosa, también enteradas las celebridades de que lo último que debe hacer es comprometerse con una ideología que les baje el número de contratos, vamos a ver algunas de las marcas que pueden mofarse de haber jugado con los católicos y salido ilesos. Cabe resaltar que cuando una marca usa este tipo de imágenes en sus prendas, siempre se justificará desde el respeto y no desde la controversia, sin embargo, el efecto que crean es precisamente el de la desacralización de la religión, la burla y la mercantilización de la fe. 

Alexander McQueen, el rey de la vanguardia exuberante, presentó en 2010 una imagen de la crucifixión estampada en una espalda. Aunque fue una estrategia arriesgada, no tuvo tanto revuelo al ser lo explícito solo en una prenda. El hábito de esperar lo más exótico de McQueen pero no tuvo tanto revuelo además de ser un tópico de su desfile.

f402e64b93631629302b9ccb711d96bd
La crucifixión de Alexander McQueen

Puede que John Galliano haya sido el más atrevido con su colección Freud or Fetish’ para la casa Dior en la que no solo justificó su pasarela como una idea sacada de la revolución francesa, sino que fue tal ineludible que la manera de ser presentada no fue una “inspiración divina” sino una exposición de fetiches en los que además de sus guiños cristianos, también tenía sadomasoquismo y otras formas de curiosidad.

Jhon Galliano para Dior.
John Galliano para Dior.

Por algún motivo, Dolce & Gabanna es la marca que más le ha sacado fruto a lo católico en los últimos años. Como si hubieran sabido el adelanto, en la colección otoño-invierno 2013/2014 su pasarela se llenó de vestidos dorados y rojos con estampas de cuadros católicos que representan lo ostentoso del Vaticano, en la primavera 2017 volvieron a repetir utilizando solo a la virgen María como referencia para prendas seleccionadas que se mezclaron con otras de estampados tan pop como olvidables. 

El caso de Rick Owens en la primavera del 2009 puede que sea uno de los más provocadores aunque en realidad, el guiño del velo en la pasarela es tan sutil que no puede ser tomado en serio. La estrategia es simple: incorporar un elemento que pueda ser malentendido por la prensa y luego, si se toma como un insulto, decir que no tiene nada que ver con la iglesia, si es alabado, enfatizar en su intención; de cualquier forma, lo que importa es que hablen.

Por último tenemos la colección de Givenchy para hombres en 2006 que tiene como principal elemento la cara de Jesús crucificado junto a looks que proponen faldas, algunos pantalones estampados, faldas y transparencias. A lo mejor algunos lanzados como Harry Styles o Pharrel Wiliams nos da la sorpresa y marca un prescendente. 

De cualquier forma y previendo que seguramente las celebridades se irán a la fija, esperamos que algunas de ellas como Sarah Jessica Parker se atengan a la impronta y nos muestren que la moda es también una forma de manifestarse, de marcar estatutos y mostrar sin vergüenza o temor la propia ideología. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *