Maria José Campoverde | El estilismo es más que acomodar ropa

Maria José Campoverde
Maria José Campoverde

Se puede decir que la moda está de “moda”, la potencia de la industria ha permitido que la indumentaria genere un universo de posibilidades creativas en el que habitan muchos profesionales de distintas áreas que enriquecen artística, comercial y pragmáticamente cada rincón del negocio.

Por ello, hoy existen roles imprescindibles que antes no se tomaban en cuenta de una forma seria. Uno de ellos es el del estilista. Es muy triste encontrarse con empresas o clientes en específico que siguen sin entender la labor de un estilista en medio de una producción de moda. Ellos son el enlace entre la perfección y la intención, esa mente creativa que, al igual que el cirujano general, debe estar al tanto de cada uno de los involucrados y ser la interjección entre el concepto, los modelos, los fotógrafos, los maquilladores, peinadores y hacer que el producto sea lo mejor posible.

María José Campoverde es una de las profesionales más sorprendentes en la industria de la indumentaria en Ecuador. No lo digo por capricho, desde que veo su trabajo en internet, siempre he resaltado la proyección internacional de su visión. No se necesita mucho para que una campaña hecha en Suramérica parezca desarrollada por productores y creativos en Nueva York o París. Lo que se necesita, más allá de dinero, es recursividad y visión.

De visión tiene mucho María José con quien hablamos desde Guayaquil para que nos contara un poco de su vida y su experiencia. Una conversación que nos dejó perplejos por su manera de ver la moda y la calidad con la que se debe hacer todo en la vida.

OutFears: Empecemos por el futuro, ¿Cuál es tu sueño más grande?

María José Campoverde: Conseguir un equipo de trabajo para desarrollar proyectos. Siempre hago todo desde mi corazón y ha sido todo un proceso encontrar profesionales. Es complicado en Ecuador porque la mentalidad está en pañales en cuanto a la moda. Mi proyecto es tener un equipo. Lo estoy logrando porque al trabajar con muchos fotógrafos de estilos diferentes se conoce mucha gente y empiezan a salir cosas. Todavía no tengo maquilladora, siempre ando probando gente de maquillaje y de pelo que llegué al nivel que yo estoy logrando. Cuando le digo a un hair styling que quiero este tipo de cabello y me dice que eso no se puede, no quiero saber más.

OF: Cuéntanos un poco de tus inicios en la industria.

MJC: A mí me cogió un poquito viejita. Yo viví en Barcelona desde la adolescencia hasta el 2010. Había estudiado varias cosas y nunca terminaba de hallarme. Tuve que hacer un viaje a Ecuador para visitar a mi familia y me fijé que el tema de la moda estaba comenzando con mucha fuerza. La industria era muy informal, no tenían el concepto correcto de moda y pensé que era una buena oportunidad.

OF: ¿Por qué no te interesaste en otra área de la moda?

MJC: Siempre he sido visionaria, entonces me regresé a España e investigué academias en las que podía estudiar. Nunca me fijé por el diseño,  para mí era más atractiva la fotografía, el tema de conceptualizar, siempre veía editoriales de moda y me parecía wow. Yo no sé pintar, no se coser, no se hacer cosas con mis manos pero se conceptualizar y contar historias. Estudie una carrera de especialización en fashion styling. Fue muy intensa y me dio muchas herramientas para desenvolverme en esta área. No tenía backup de diseño de modas. Fui técnica rápido, eso creo que es lo que funciona ahora, cosas que den herramientas y no estudiarse carreras de 5 o 6 años para terminar haciendo una sola cosita de todo eso.

majo-1OF: ¿Cuál crees que es la importancia de la educación formal en moda?

MJC: Pienso que es importante ser práctico. Soy un poco crítica de la educación actual. Sé que se mueve en países como Argentina o Colombia donde el tema de la educación libre es un boom porque la gente sabe que como se hacía antes es obsoleto, terminan de estudiar y no saben qué hacer. En España me di cuenta de que eran prácticos. Si quieres hacer esto, no hace falta que tengas diseño de modas, yo no tenía todo ese tiempo, tenía que regresarme a Ecuador a trabajar.

OF: ¿Cómo fue tu regreso, con qué te encontraste?

MJC: Luego de estudiar por un año volví y comencé como productora porque nadie entendía lo que yo hacía. Yo decía estilismo y me preguntaban si cortaba pelo y yo… no!!! (risas) Fue un poco complicado el proceso. Así empecé. También investigué lo que estaba pasando en Guayaquil. Busqué al fotógrafo Diego Cadavid y para mí era lo wow. Su estilo lo vi como un abanico de posibilidades. Me presenté, me ofrecí como estilista de moda y comenzamos a trabajar juntos. Yo vine un poco loca de España, con miles de ideas y la gente se encargaba de bajarme de la nube y decirme que aquí no se puede hacer esto o aquello, siempre lucho contra esas cosas, no es que ahora no soy esa chica con ideas locas, pero he estado entendiendo mejor a los clientes aquí.

OF: ¿Fueron rentables esos primeros pasos?

MJC: Monetariamente no gané el primer año. Me metí a trabajar de productora en una agencia de publicidad y ahí me curtí como en la parte laboral. Hacía producción no solo de campo sino de fotografía e hice como un tres por uno casi dos años porque quería conocer gente, contactarme, que me conocieran. Un día me independicé y me boté. La parte de producción de campo es muy pesada. Aquí si puedes hacer cinco por uno y trabajar de todo un poco no les importa así que me hice frelance. Mucha gente conocía lo que hacía, sabían de mi trabajo y de la importancia de contratar un estilista así como contratan a la maquillista, a la modelo o al fotógrafo.

Es común esa confusión y la manera de desentender el papel del estilista. Tanto así que María José con el tiempo fue empezando a vender su labor como Dirección de Moda, no porque la contrataran más, sino porque su visión abarcaba mucho más allá de la ciencia del vestuario en medio de una campaña o una sesión fotográfica. Su experiencia y sus ganas de llevar la moda a un nivel más internacional han hecho que con el tiempo su visión se amplíe y se involucre de lleno en todos los aspectos de las producciones, desde el maquillaje hasta la escenografía “He ido madurando con la experiencia respecto a lo que hago. Hace dos años no me atrevería a decir que soy directora de moda, pero ahora sí lo puedo decir porque el concepto muchas veces sale de mí y se trabaja en conjunto.

OF: ¿Qué debe tener un buen estilista?

MJC: Primero, y va a sonar chiclé, es que hay que estar siempre actualizado. Me doy cuenta a veces que no sé tanto de tendencias pero uno lo lleva adentro y lo alimenta con lo que ve todos los días. Es importante el orden, trabajo mucho con pre-producciones. Nunca voy al trabajo si antes no he plasmado las ideas para comunicárselas a la maquilladora, a la modelo y al equipo. Aquí cuando trabajas con gente nueva siempre necesitas dar una referencia porque a veces no terminan de entender, por eso es muy importante la pre-producción, porque entonces empiezan todos a hablar, a opinar y se vuelve un relajo y te frustras y no termina en nada. También es muy importante tener todos los materiales a la mano.

majo-2OF: ¿Cómo definirías tu profesión?

MJC: Para mí el estilismo no es solo colocar la ropa. El estilismo es ajustar las prendas para que den personalidad. Hay muchas chicas aquí que son de repente estilista y ves sus trabajos y empiezas a decir, “esa manga está hasta la muñeca horrible” o “el cuello no se ve bien en esa posición”, tienes que darle mucha onda a la ropa, esa es la parte chévere y la labor del estilista; un pantalón que es tubo lo haces pitillo, camisas que son muy grandes se acomodan al cuerpo del modelo, comienzas a ajustar las cosas para que delante de la cámara sea todo un mundo. Eso es lo que aprendes en la carrera.

OF: ¿Qué cosas te inspiran?

MJC: Me gusta lo minimalista pero también lo barroco. Todavía estoy trabajando en mi estilo. Cuando me pongo a investigar hago un sondeo de todas las páginas que sigo para inspirarme y crear nuevas ideas. A veces no se mucho de tecnicismos de moda, pero siempre estoy segura de cómo quiero hacer el estilismo para cada producción. Me encantan los libros de modas, tengo colección de revistas, me gusta mucho llevar el tema de la ropa hacia un plano artístico. Me encanta también lo sobrepuesto, me veo como alguien muy versátil, no siempre hago lo mismo, me encanta probar cosas diferentes. Si no hay tendencia pero es algo que está bien hecho no me importa, las tendencias las uso más para los clientes de publicidad.

OF: ¿Qué es lo más difícil de la industria de la moda en Guayaquil?

MJC: Ya hace un año o dos años se tiene la iniciativa en Guayaquil de hacer moda y se está extendiendo un poco pero todavía no se le da importancia. Se me han caído proyectos porque no hay presupuesto y en esos casos, lamentablemente optan los productores por prescindir del estilista. Hay clientes internacionales que saben que en Colombia o Perú se tendría que contratar a un estilista y creen que aquí no se van a enterar. Siempre sacan de excusa la bendita crisis.

OF: ¿Cómo sientes que has crecido laboralmente?

MJC: Siento que mis gustos han ido evolucionando, siempre sentía que la editorial de moda era lo máximo porque era la oportunidad para mostrar lo que era la belleza para mí y conceptualizar, pero todo tiene su encanto. Me apasiona el estilismo porque me encantan las cosas bellas, lo hermoso, cuando veo una fotografía bella y bien hecha siento una sensación especial y cuando tú la haces y la logras plasmar es increíble. He querido hacer muchas cosas que por el presupuesto no me han sido posibles y he tenido que bajar un poco porque yo soy una persona que vuelo.

majo-3OF: Y el trabajo con los diseñadores…

MJC: Lo que me gusta de la publicidad para marcas es poder conceptualizar campañas. Aquí muy pocos diseñadores me explican de dónde viene su ropa o qué concepto tienen en mente. Hay diseñadores que no saben ni por qué hacen ropa, todo es: “me gustó esto” o “me gustó aquello”, pero no hay como una idea que lo encierre a todo y que dé coherencia, ahí entro yo. Un director de moda hace un poco eso, pule cosas, propone y a veces hasta mete mano en las colecciones. Claro que también hay diseñadores que tienen clara su visión y saben qué maquillaje quieren y cómo quieren que se vea el lookbook. Hay de todo.

OF: ¿Qué cambiarías de la industria de la moda en Guayaquil?

MJC: Una vez me dijeron que no puedo pretender cosas porque en Ecuador, por ser tan pequeña, la moda siempre va a ir más lento. Somos muy poquitos los que no lo creemos de ese modo, sobre todo los que hemos salido del país. La gente tiene la idea de que lo estético es muy lindo pero ya, chao, uno se muere de hambre con el arte y la moda y no debe ser así. También me gustaría que la publicidad deje de copiar tanto y sean más originales, aquí las agencias lo que hacen es bajar cosas de afuera, les da miedo probar y arriesgarse, no hay propuesta. En Ecuador se está trabajando mucho en nuestra identidad.

OF: ¿Qué le aconsejarías a alguien que quiere empezar a hacer estilismo y no se anima?

MJC: Le diría que mientras no haya aquí escuelas, tienen que salir a estudiar afuera. El estilista de moda no solo pone la ropa, el estilismo va mas allá y mete la mano en muchas más cosas en cuanto a la producción. En Ecuador todavía no hay mucho respeto por las personas que han estudiado y que realmente son buenos.

OF: ¿Cómo tratas el tema de la publicidad personal?

MJC: No soy muy farandulera, soy muy de perfil bajo, me dicen que es un error pero es que lo que me interesa es que mi trabajo hable de mí, no me interesa estar en lo medios o en la farándula. Sé que eso da publicidad y es bueno para darse a conocer pero no es lo que hago, gracias a Dios la redes nos hacen llegar a mucha gente y hay que tomar tiempito para mantenerlas actualizados.

Para conocer más del trabajo de María José, la pueden seguir en sus redes sociales.

Instagram: @majocampoverdep

Tumblr: http://kaleidos.tumblr.com/

1 Comment

Add Yours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *