María Emilia Hernández y su Mares Atelier

María Emilia tiene una risa espontánea, sincera, su mirada es dulce y se toma el tiempo para construir las respuestas en busca de ser enfática. Tiene ese acento uruguayo melódico con palabras que lo hacen único e identificable como el “ta” para asentir.

Como ella lo dice, tiene el pasado común de muchos diseñadores que descubren a muy temprana edad, recortes de lo que quieren hacer en la vida: “Mi abuela me regalaba retazos de cosas y yo hacía algo con ellas. Siempre fui muy cachivachera, tomaba cosas que para mis padres eran basura pero para mí no. Compartí el cuarto con mi hermana que es economista y me veía siempre con bolsas de cosas” hoy es una mirada fuerte de la moda en Uruguay, su país, apostando por el cuidado de la industria nacional, el consumo consciente y el valor de lo vitange. La contactamos para que nos hablara de su vida y de su Mares Atelier, el negocio que emprendió para darle la oportunidad a diseñadores uruguayos que se sientan afines con su idea de tener un armario para alquilar y un servicio estilístico personalizado.

Nos encontramos por skype (gracias a Dios por la tecnología) y descubrimos nuevas maneras de hacer una moda responsable, mientras en Montevideo hacía un poco de sol, Buenos Aires estaba nublado, en esos días en los que la nostalgia invade el aire. Nos saludamos, Maria Emilia me sonrió y la entrevista comenzó.

Mares 2OutFears: ¿Cómo fue el enamoramiento con la moda?

María Emilia: El tema de la moda y vestir el cuerpo siempre me gustó. Me encantaba disfrazarme, era como un ritual, también mirarme al espejo y pensar qué transmito, qué sensibilidad hay en lo que visto, cómo la gente reacciona y qué termina haciéndome sentir, esa parte fue lo que más me gustó. Cuando tenía 5 años mi madre no me dejaba usar la máquina de coser. Cuando se iba yo la usaba, no me lastimé nunca pero estuve ahí, muy cerca. (risas).

OF: ¿Qué diseñadores admiras?

ME: Yo no sé mucho de diseñadores. Fui a Sant Martins y la verdad es que no se nada, estoy mu perdida. Sí me interesa y sigo lo que está pasando, lo miro y lo reconozco y entiendo qué es lo que está de moda pero no tengo mucha memoria con los nombres, eso es un drama. Hay gente que me encanta lo que hace pero no me puedo acordar del nombre, me acuerdo de la paleta de colores y el estilo y todo, pero no doy con el nombre. (Risas).

Los cursos a los que se refiere son en la escuela Central Saint Martins en Londres, una muy prestigiosa academia por la que han pasado diseñadores como Stella McCartney, Alexander McQueen y Jhon Galliano. Allí, Maria Emilia cursó “art direction for fashion” y “designer London”, aunque su educación en la moda comenzó estando en el liceo, muchos años atrás cuando estudió diseño de indumentaria en la Universidad ORT, más chica asistió a la escuela Manifiesto, liderada por Pablo Giménez que duró dos años y cerró para darle paso al espacio de enseñanza que Pablo bautizó con su propio nombre; Integra Escuela Pablo Giménez . Allí formó las bases académicas como diseñadora y hoy es parte del cuerpo docente.

OF: ¿Cómo te sientes en tu papel de profesora?

ME: Yo me lo tomo como si fuera una especie de asesora, no estoy para darle clases a nadie como si yo tuviera más conocimiento. Puedo encaminarlos en algo pero es muy difícil para mí ir a decir “esto está bien» o «esto no”. En las clases terminamos siendo amigos todos y a veces se desconcentra un poco la clase y me pongo un poco dura.  Yo no me las se todas, hablo desde mi experiencia. Me tienen que ver como una asesora que les puede tirar cosas que les puede servir o no. Me gusta el formato en el que cada uno busque su camino y encuentre su manera, creo que vale mucho más y es lo que hoy el mundo necesita, estamos bombardeados de mucha información todo el tiempo y necesitamos encontrar la manera en que nosotros mismos nos queramos comunicar, que sea mucho más sincero.

Mares 1OF: ¿Sientes que ya tienes una identidad como diseñadora formada?

ME: Yo creo que hay varias cosas, por un lado y por suerte no siento que estoy capacitada y ojalá nunca me pase porque la inquietud de conocer cosas nuevas tiene que estar latente para que todo fluya. Es muy soberbio decir que me las se todas, es una postura extraña.

La determinación jugó un papel importante en el destino que se está forjando. Con solo 27 años, ha trabajado en proyectos que se salen del convencional en las aspiraciones de una persona que desea trabajar en el mundo de la moda. Mares Atelier, es una propuesta llena de vitalidad que conjuga lo mejor de la vanguardia mundial con una mirada amigable con los debates de la industria y con las necesidades de la sociedad. Este emprendimiento se dedica a alquilar prendas de pasarela, confeccionar básicos e incorporar prendas vintage en el armario de las uruguayas que buscan un estilismo refinado.

Pero volvamos un poco en el tiempo a un punto fundamental en la vida de María Emilia. Con una muy corta edad, se presentó a la quinta versión del concurso de diseño Lumina, organizado por Punta Carreta Shopping, un evento que más allá de ser una competencia entre diseñadores, se vuelve una exposición del trabajo de promesas de la confección y la creación. Esta actividad ha tenido importantes jurados como la editora Ana Torrejón o el arquitecto Gustavo Bardavid. María Emilia tuvo una mención especial en el Lumina, una experiencia que, en retrospectiva, le resultó muy particular: “El Lumina fue raro, fue de esas cosas que las decidí en una semana y tomé en el proceso un montón de decisiones de las que no me arrepiento, pero que fueron ingenuas de mi parte. No tuve mucho tiempo de hacer cosas para presentar la carpeta con mi trabajo y tomé lo que encontré de lo que ya había hecho. ¿Qué mejor hablaba de mi de lo que hice?. El desafío estuvo de mas, fue lindo ser tan chica y enfrentarme a hacer una colección, me pasaron cosas increíbles como por ejemplo perder un vestido en un taxi. Cuando salí del Lumina me pasó que quería y necesitaba el intercambio con el público ver la reacción de la gente ante mi trabajo“

OF: Hay un debate muy latente en la industria y es el de la relación del diseño de indumentaria con el arte, ¿qué piensas por ejemplo de creaciones como las de Alexander McQueen que están en un marco de moda para admirar?

ME: Creo que es admirable la colección de Alexander McQueen, tocó una fibra muy íntima en el colectivo. No porque haya sido la última, sino porque el desarrollo textil y de accesorios, la conceptualización y el extremo al que lo llevó es increíble y admirable. Claramente es enloquecedor y eso sí es arte. No es diseño indumentaria-bajada. Yo trabajo con usuarios, esa es la diferencia. Falta mucho en Uruguay para que sientan que cuando tratan de hacer ese tipo de diseños, pueda haber una bajada de esa creación, de ese producto (no si si es producto ahí o cuando se usa). Lo que necesita es asesoría y estilismo y ahí entraría yo. Hay cosas que tiran más a lo conceptual, al arte y al proceso de investigación y comunicación.

Mares Atelier es una empresa dinamiza con muchos elementos que suelen ser dispares en la práctica del vestir. El estilismo lo realiza María Emilia en persona que atiende a las clientas y les ayuda a mezclar en un solo outfit piezas de diseño hechas en principio para las pasarelas y hacerles una bajada real, llevarlas a las calles, a las fiestas, a la realidad. Las modificaciones sobres las prendas son pensadas en función de la mujer que los va a utilizar y no del impacto que quieren generar para la marca, de esta manera, propone quitar colas, hacer ajustes, cortar mangas y en definitiva, personalizar la ropa para que la persona que la va a llevar sobre su piel, se sienta única, propia, auténtica y mágica. También, circulan por la tienda accesorios, básicos y todo lo necesario para crear looks inolvidables.

Mares es algo que para mí, todavía se sigue gestando, no está pronto ni ahí y ojalá siga así. Creo que es eso lo que lo hace crecer a una idea. Obvio que tengo metas a futuro y deseos de que pasen determinadas cosas, pero para que eso suceda, debo sentir que sigue creciendo y que aprendo y absorbo lo que está pasando. Yo tiro cierta energía o contenido o comunico cosas y hay que aprender a ver la reacción de la gente que viene a la tienda y rapidamente apropiarse de esa información“.

OF: Hay muchas cosas que las personas no entienden cuando ven una pasarela, por ejemplo se suelen decir cosas como «eso nadie lo usaría»

ME: La pasarela está hecha para generar un impacto, no para que la gente entienda de qué manera usar esas prendas. Ahí está la labor del estilista, que en Montevideo no existe. Lo que hay es personal shopper, que en parte ayuda a que siga habiendo este círculo consumista y ese no es mi plan. No quiero ayudarte a que sigas comprando, sino que adquieras un servicio que te mime en ese momento especial, para un cumpleaños, un coctel o una fiesta. Ese es el plan de Mares. También tenemos la línea Darwiniana que es la interpretación de las prendas y el trabajo con vintage porque si esas prendas se mueven, la mutación es útil por su valor no solo de dinero sino de significados. En realidad, el producto-materia creado tiene mucho más valor al paso del tiempo y más cuando ya nadie lo puede adquirir en el circuito comercial.

Mares 4

OF: Hay un deseo latente de que tu propuesta produzca algo más allá del diseño

ME: Sí, la idea es que pase algo cultural y lo estoy tratando de resolver en la marcha. Esta es la manera en que está saliendo ahora y va bien. No siento que me las sé todas, creo que eso es lo que hace que el diseño no funcione y que quiera ser un discurso más artístico. El diseño puede tocar el arte y vincularse con lo cultural pero ser funcional y ergonímico también.

OF: Uno de los conceptos que más nos atrae de Mares Aterlier es el Consumo Consciente, explícanos un poco de qué se trata.

ME: Ese es mi desafío personal, para mí fue revelador y creo que si lo sigo repitiendo, mentalizando e interiorizando, es algo que no solo me pasará a mí si no a otras personas. Siento que va por ahí, que lo que nosotros vestimos es mucho más de lo que nos imaginamos,  no es necesario ese consumo desmedido y generado, me parece que ya no estamos tan idiotizados y si no volvemos sobre el tema una y otra vez, el cerebro se ve invadido por la comunicación tan invasiva que nos está haciendo daño. Prefiero masoquiarme para el otro lado y hacer como la contra ola de ese proceso. Debe haber un consumo consciente, que lo que compremos tenga una durabilidad prolongada, no que sea una cosa que me salió dos mangos y la uso dos veces y la tiro, es muy fuerte eso, es muy triste y no creo que lo merezcamos. En el medio pasan muchas cosas muy graves como para tener esa idea de usar una prenda dos semanas y luego desaparece. Si vamos a hackear el sistema, que sea con una estrategia.

El video-presentación de Mares Atelier es una producción muy cuidada con una estética de iniciación y una explícita influencia oriental. Los kimonos se roban el protagonismo y todas las marcas que hacen parte del Atelier Mares tiene una espacio en la puesta. El corto fue producido por María Emilia e Imanol Castor de Ruta Visual. Con una manera de expresar su fascinación por la cultura oriental, cada elemento del video es una representación de una idea global que encierra el espíritu y la esencia de Mares Atelier, un camino que involucra el alma, la experiencia y la vida de María Emilia. “decidí irme de viaje para encontrarme a mí misma y estuve semanas sin comprar vintage para saber qué era lo que más me vibraba. Los kimonos fueron algo que en la parte de moldería, terminaciones y resolución textil me voló la cabeza, además que están muy de moda. En mares los kimonos no se venden, son parte de la colección y solo los puede alquilar. Hice el auto análisis para decidir cuál iba a ser “la prenda” y me pasó con los kimonos” dice Maria Emilia.

OF: ¿Cómo ves la industria de la moda en Latinoamérica?

ME: Yo creo que somos muy de réplica y poco de autovaloración, no somos capaces de darnos cuenta de que lo que pasa acá y que vale mucho más que lo que podemos traer de afuera. Es algo doloroso darle espacio a esas cosas que no son parte de nuestra identidad. Creo que es más fácil consumir de afuera que local y es mucho el bombardeo de información que atonta.

OF: Hablaste de los medios de comunicación y el bombardeo, ¿te parece muy mal?

ME: Yo evito la televisión, no me gusta la manera en que circulan las cosas, no necesariamente las ideas. Trato de evitar el horario central porque es demasiado, creo que hay programas que le hacen mucho daño a la sociedad y el morbo a ese nivel creo que hace que la gente esté pensando en algo que no cultiva nada. Hace daño de una manera muy profunda, como adictiva y tenemos que tener mucho cuidado con esas cosas. Pasa con la moda y con todo.

OF: ¿Y el manejo de la información en redes sociales?

ME: Facebook es una herramienta increíble pero a nivel local, mi público no la sabe usar. No me parece bien la medición por medio de likes, a la larga, lo que me interesa es que las personas que muestren mis prendas sean mis clientas, no Facebook ni el colectivo de gente detrás de los likes. Pasa que hay gente que piensa que si tal foto de una prenda tiene muchos likes, entonces la usarían y las que no, pues no. No es así, es una lucha que tengo con la cuestión de comunicación. Trato de comunicar mucho a través de Instagram porque a nivel local la gente está menos contaminada. Toda la información la encontrás en la web, el resto son picadillos de distintas manera. Creo en la selección. Lo que uno selecciona es lo que uno consume y en Instagram por ejemplo es más fácil dejar de seguir a alguien si no te gusta, eso está bien.

Mares 3

OF: Y hablando de ese público al que Mares está destinado, ¿cómo lo delinearías?

ME: En realidad lo estoy conociendo, por ahora es gente que me rodea y comparte mi locura. Por suerte no lo sé todavía, mi clienta es una persona que me genera mucho desafío porque son muy diferentes estilísticamente hablando. Es una persona que tiene en la cabeza la capacidad de hacer el click que yo estoy buscando y que sea capaz de escuchar lo que yo le estoy diciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *