Los Primeros Perfumes de las Grandes Casas de Modas

Chanel n 5

Todas las anécdotas históricas acerca de la moda involucran a Coco Chanel – pero saben, nadie tan contundente como ella- es por eso que su primer esfuerzo de crear una fragancia se ha convertido en la referencia universal dentro del negocio de los perfumes, cuenta la leyenda que después de perder a su gran amor, Boy Capel, ella se fue de vacaciones a Italia donde tuvo un affaire con el Gran Duque Demetrio Románov, primo del Zar Nicolás II, quien era un gran fanático de los aromas, que en ese entonces solo evocaban tonos monoflorales, algo que la Gran Coco por supuesto se atrevió a desafiar con la creación del Chanel nº 5, en 1921, de la mano del perfumista Ernest Beaux.

Sin embargo el primer creador que se atrevió con una creación olfativa fue Paul Poiret, pues en el año 1911 ya estaba comercializando fragancias que fabricaba él mismo en su laboratorio y las vendía en su perfumería de nombre Rosine. Aunque pocas historias son tan fascinantes como el complejo o admiración que sentía el creador irlandés Edward Molyneux con Chanel, pues cinco años después en 1926, lanzó al mercado ‘Cinq’, un perfume del mismo nombre, pero que según él no tenía nada que ver con el de la icónica francesa.

Paul Poiret Perfumes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jeanne Lanvin en 1923, ya se había unido a la fiebre aromática, cuando empezó a vender su fragancia  ‘Arpège´ y después se uniría la rival natural de Coco, Elsa Schiaparelli, con su todavía monumental ‘Schoking’ producido en 1928.  Así mismo en Nina Ricci, su heredero y primogénito Robert insistió en la creación en 1948 de  ‘L’Air du temps’ pues en ese momento Chanel sostenía toda su marca en época de posguerra gracias a las ventas de su nº5.

Según todos creyeron parecía buena idea, hasta el punto que todos los descollantes talentos de mitad del siglo XX, como Pierre Balmain con Elysees 64- 83 (1946),  Christian Dior con Miss Dior (1947) y posteriormente Yves Saint Laurent con Y (1964) se animaron a desarrollar sus primeras fragancias, después vendrían más, pero en esta industria la propuesta inicial engancha a los consumidores y crea verdaderas leyendas olfativas.

Cuando se habla del acceso al lujo y de intentar desacralizar la moda, sin aniquilar la magia, pues son los accesorios y los perfumes los encargados de generar las mayores facturaciones, entretanto como señalaba Paco Rabanne: “Moda y perfumes son dos pilares en pos de la seducción”.

Paul Poiret Fragancia

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *