Las críticas a Karl Lagerfeld ¿El fin de la fantasía en la moda?

a1

El diseñador, icono de la moda más clásica y lujosa, murió el pasado 19 de febrero, dejando huérfana a la industria tradicional en la que su presencia era garantía de fantasía, un concepto que emula la perfección, otra idea que a su vez padece un desgaste generalizado porque las nuevas generaciones demandan más realidad, imperfecta y bella realidad. 

Algunas voces internacionales se han alzado contra la figura de Karl por sus comentarios sobre el cuerpo femenino, al que poco le perdonaba tener unos kilos de más, o su aguda mirada sobre el papel de la banalidad humana. 

Por ejemplo, la actriz birtánica, Jameela Jamil,declaró en sus redes sociales:

“Me alegro de que alguien lo haya dicho. Aunque sea un poco pronto. Un misógino despiadado y gordófobo no debería aparecer en todas las publicaciones de internet como un santo que nos ha dejado demasiado pronto. Tenía talento, por supuesto, pero no era muy buena persona”

La influenciadora argentina Marou Rivero señaló:

Se murió #karllagerfeld(QEPD) y la industria de la moda lo llora. Leí por ahí que es el fin de una era. De esta era poco empática, opresora de los cuerpos ojalá que si!”

Así, algunas personas dentro de las muchas que lloraban la partida del creador, manifestaron sin titubear su rechazo a la concepción de moda sostenida por Lagerfeld, una más cercana a los cánones dominantes durante el siglo XX, donde la belleza respondía a ciertas ideas limitadas, pero que ahora ciertamente se va transformando hacia imágenes más plurales y cómodas en la propia piel. 

No obstante condenar a este mítico diseñador por sus palabras, aunque es valido, no debería ser la única forma, este hombre que entregó su vida a la industria, reviviendo el legado de la siempre suprema Coco Chanel, es un ejemplo de disciplina y pasión, alguien que vivía en sus propios términos, creía en la belleza como una anestesia para la compleja realidad social mundial y no paro de perseguir sus sueños, hasta su último momento. 

Frente a las críticas la respetada periodista de moda, Ana Torrejón, destacó sabiamente que Karl era un hijo de su tiempo, creció y se formó con otras estructuras mentales, culturales, básicamente esa es la razón por la que sus contemporáneos veneraban a las actrices del Hollywood de Oro y él extendió ese legado hasta el siglo XXI, acompañado de desfiles que eran grandes show, fantasías gigantes que traía a la vida para abstraer al público de las situaciones cotidianas. 

Desde OUTFEARS podemos decir que extrañaremos su presencia, podemos recordar que en la historia de la moda protagoniza un tomo muy voluminoso e importante y que con él finaliza la era de los grandes diseñadores, ahora seguiremos acompañando a los que se encuentran en formación, quienes están construyendo apenas su leyenda. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *