Jersey, una lección de historia de la moda

TheOneWithTheRedSweater

Algo que no deja de sorprenderme en la moda es la imposibilidad para decir «nunca». Me causa mucha gracia las personas que trabajando en algún área de la industria, deciden por un factor arbitrario y subjetivo (la moda siempre va a ser arbitraria y subjetiva) que, citando a Taylor Swift, never, ever, ever, ever van a usar cierta prenda. Es clave elegir la ropa de acuerdo al tipo de cuerpo, eso sin duda, todo no le queda bien a la mayoría, pero como dijo Stacy: «Por cada regla general hay un millón de excepciones particulares». El Jersey es una prueba viviente de ello.

Esta prenda que se tejía con lana proveniente de la isla de Jersey, tan común en nuestros días e imprescindible en el armario de cualquier persona sea o no aficionada al «buen vestir», fue en un principio el día a día de pescadores y marineros al norte de Europa. Se tiene información que se fabricaba ya en el siglo XV y era popular por sus bajos costos y la facilidad de realizar el tejido (¿te imaginas a mil abuelitas cosiendo jerseys para los nietos?). La familia real británica comenzó a utilizar prendas de punto algunas décadas después y en el siglo XIX se adoptó como una prenda deportiva en ámbitos como el esquí. En inglés se llama sweater (persona que suda en español) y comenzó una larga carrera que convirtió a este tejido en una joya, de las más versátiles del guardarropas. Eduardo, el príncipe de Gales también conocido como el Duque de Windsor fue un icono de estilo que llevó jerseys de diversos tejidos llenando esta prenda de clase y un vanguardismo noble.

Jean Patou terminó por glorificarla al adornarla con las iniciales de su nombre, lo que fue la primera personalización de las prendas por allá en la mitad de los veinte y luego de ahí, tomó protagonismo cada tanto para definir una estética holgada, un abrigo chic, una variación en la textura y en el material y claro, una marca de personalidad asociada al deporte a principios del siglo XX, a las universidades de élite a mediados del siglo y como una resolución anti-moda en donde la comodidad y la falta de sofisticación era la premisa en los noventa.

Andy Warhol y Audrey Hepburn en sus icónicos sweter cuello de tortuga negro
Andy Warhol y Audrey Hepburn en sus icónicos sweter cuello de tortuga negro

Ya sea que lo llames sweater, pullover, saco, chomba, jersey o cualquier otro nombre, es una clave de estilo. Aquí te damos algunas recomendaciones a la hora de comprar los tuyos.

  • Si lo que necesitas es que el jersey favorezca tu figura debes saber que si eres muy delgada, puedes elegir prendas con texturas densas que abriguen y carguen de información la parte superior del cuerpo, los vestidos tejidos con unos jeans o una calza son uno de los outfit más repetidos en estas últimas temporadas.
  • Si quieres estilizar la figura, debes elegir el cuello en V u optar por el cardigan, que es el tejido abierto como si fuera una chaqueta con algunos botones.
    Susanne Erichsen en diseño de Jean Patou
    Susanne Erichsen en diseño de Jean Patou
  • La regla de la proporción es vigente, si tienes contraste arriba, que sea básico abajo (no te vas a poner un pantalón con estampado y un sweater de rombos)
  • Debes tener mucho cuidado al lavar estas prendas, lo más recomendable es hacer el proceso a mano y no colgarlos ni para secar ni para guardar ya que la gravedad puede modificarlos en el mal sentido de la palabra. Doblarlos es la mejor opción.
  • Para los hombres de la oficina el sweater con manga sisa encima de la camisa es toda una tradición. Optar por colores un poco más jugados puede dar una sensación de frescura y cambio.
  • Uno de los básicos que conserva una carga histórica increíble es el cuello de tortuga negro. Da la sensación de un intelectualismo casual y nos recuerda a genios como Andy Warhol o actrices como Audrey Hepburn.
  • Un sweater, una camiseta blanca y un par de jeans claros fueron el uniforme de los noventa. Creo que nunca vi tantas veces esta combinación como en la serie Friend.
  • Siempre tienes la posibilidad de pedirte a una tía o a tu abuelita que te cosa uno y tendrás un hit de invierno.
  • Es trendy y hace fácil armar outfits cuando no tienes mucho tiempo.

Jerseys para ellas Jesrseys para ellos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *