Fashion Soho Day | Una mirada del diseño de nicho

El domingo estuvimos en la feria de moda Fashion Soho Day en Buenos Aires organizada por la marca argentina Tokyo 24, un sello de rebeldía que en su ADN tiene una libertad particular; te hace sentir capaz de volar, de ir en la vida como en un carro de alta gama a toda velocidad. Su creadora, Yesica Rossi, es una joven diseñadora llena de pasión y de misterio. Lanzó la marca en septiembre del año pasado, realizó un desfile en el Hotel Panamericano y define a Tokyo 24 como una marca en blanco y negro “tiene una filosofía de los opuestos, del yin el yang, de los extremos, de los polos”. Es lo que puedes ver con las texturas mezcladas sobre siluetas reales, estampados sutiles que emanan poder y diseños que realzan líneas duras.

FSD - Ideologia
Accesorios marca IDEOLOGÍA

La estrategia de mercadeo de Tokyo 24 es una tarea de tiempo completo para Yesica que está presente en cada proceso, desde la creación de cada prenda hasta el desarrollo de las producciones y el montaje de la estrategia comunicacional. Cada parte, cada rincón de Tokyo 24 es un pedazo del alma de Yesica que además, asiste a ferias como Fashion Soho Day para unirse con otros artistas del diseño y mover sus colecciones.

FSD - AilinCohen
Prenda Ailin Cohen

Este tipo de iniciativas recorren las venas de una ciudad, de una propuesta geográfica de moda que está íntimamente ligada a la personalidad colectiva de un lugar que habla y se relaciona de una forma única con el mundo. Si hablamos de Buenos Aires, de nada nos sirve pasear centros comerciales como el Patio Bullrich o el Alto Palermo, no me malinterpreten, toda marca es un signo de la ciudad, pero las grandes firmas están muy preocupadas por adaptar su propuesta a la lectura de tendencias internacionales, mientras estas, las que se mueven en ferias y tienen una mente que desarrolla todo el producto, refleja los latidos de los caminantes de la capital, de la juventud que anhela algo diferente pero que guarde las raíces de su generación.

En tanto, nombres como Tokyo 24, Alin Cohen, Ideología, Triangulo Negro y esos emprendimientos de personas que arrancan desde cero para construir una comunidad a quién venderles, son el reflejo de la sociedad en la que nos movemos, son el espíritu de las calles, de los sentimientos de los adolescentes, de las aspiraciones de los adultos y en definitiva, la verdadera cara de la sociedad.

Ana Torrejón dijo un día que si lo que quisiera es saber cómo viste la ciudad, no se iría para la calle Alvear, se pararía en la mitad de la calle Florida. Con todo el respeto y la admiración que siento por Ana, yo diría que si lo que quieren es saber lo que susurran los cuerpos de una ciudad, tienes que ir a las ferias del movimiento, si lo podemos decir, undergroud del diseño. A las ferias artesanales, conocer a los artistas que te venden ellos mismos y te dicen qué te puede quedar bien, porque, ¿saben qué?, ellos sí que saben decirte con honestidad cuál es el valor simbólico de sus prendas.

Es un conjunto completo de beneficios. Es la relación calidad-precio-originalidad. Son piezas artesanales, o en su mayor parte, fabricadas a mano. También es ropa con un precio muy accesible y la pinta de autenticidad la dan las tiradas limitadas de cada prenda, es exclusividad adornada con valentía y trabajo.

TOKYIO_opt
Yesica Rossi de Tokyo 24

Vanesa Paula comenzó hace un año y medio luego de hacer cursos de mordería y confección. Hizo un bolso que le encantó a sus amigos y desde entonces no ha parado de fabricar bolsos para su marca Vanesa Paula. “Soy adicta a los bolsos y carteras, lo que quería era hacer una mochila que pudieras usar no solo para el colegio sino para la noche. Soy bastante ecléctica, mi marca tiene mucho color y también puedes encontrar algo más dark”. Sus bolsos son el inicio y el final de su día de trabajo, en este momento sus principales texturas son vinilo, algunos elastizados, transfer y sintéticos y un bolso de peluche que es su última creación.

FSD - Sirio el perro estrella (1)
Sirio el Perro Estrella

Emprendimiento, originalidad, trabajo duro, diseño de indumentaria, cerámica, accesorios, bolsos, comida de autor vegetariana, lencería y una comunión de artistas únicos dio como resultado la jornada Fashion Soho Day, un espacio que recuerda esos momentos de principios de los noventa en Buenos Aires donde la moda se vivía en bares y en clubes de personas sin dinero pero con sueños. Como aquel Bar Bolivia con Sergio De Loof. Todo, incluso la moda, es cíclica y vuelve.

 

Fotos: Belén Banega.

1 Comment

Add Yours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *