Ellos se fueron… ¿y ahora?

Si hay algo que se puede rescatar de la moda es su capacidad para transformarse a cada segundo. Hace unos días, viendo un especial que pasaron por la televisión sobre la top model Inès de la Fressange no podía dejar de preguntarme… ¿cómo hacen los expertos de la moda para conocer tantos detalles sobre ese fascinante mundo?, es decir, se la pasan diseñando los directores artísticos de las casas, los periodistas se la pasan rebuscando información y muchas veces, es tanto el trabajo por mantener actualizadas las publicaciones que solo queda tomar los comunicados de prensa y casi copiarlos exactamente igual sin siquiera leerlos, los modelos ocupan casi la mitad de su tiempo viajando, los blogguers corremos en muchas direcciones intentando ofrecer un punto de vista diferente, entonces… ¿cómo hacen?.

Si eres de los que tiene un amplio conocimiento de la moda, además de un excelente gusto date por bien servido, si en cambio te angustia esa misma preocupación que me causaba agobio a mí mientras escuchaba las hazañas de De la Fressange, no te preocupes, si en realidad la moda es lo tuyo, es cuestión de tiempo y de años como este que termina para que pronto te conviertas en todo un experto.

El 2015 es uno en los que cosas trascendentales se han juntado, no solo para generarnos inmensos placeres como la colección de Balmain para H&M o la campaña de Mango de Kate Moss y Cara Delevigne, sino para entender que nada es para siempre y todo puede causar un terremoto que invita a empezar de cero, lo digo por las renuncias. El otro año tenemos en febrero la locura de las semanas de la moda de nuevo y las miradas están puestas en las casas de moda que se quedaron sin diseñadores porque fueron despedidos (o echados, esas cosas demoran en saberse). Por ello hacemos un recuento de lo que estamos con ansias esperando a ver.

Lanvin: Alber Elbaz lideró esta casa de moda por 14 años y ahora dice adiós. Es una de las marcas que transpiran delicadeza y detalles románticos tan estratégicamente logrados que son un flechazo al corazón. En este caso se supo que la firma despidió al diseñador y ahora la pugna está en los tribunales franceses. Esperemos que no termine en tragedia.

Lanvin 2

Balenciaga se despidió de Alexander Wang quien aún no sabemos cómo hace para trabajar tanto y no morir del agotamiento. Demna Gvasalia fue el elegido para sustituirlo y aunque la expectativa es grande, se espera de este diseñador (dueño de la firma Vetements) haga una entrada segura con su estilo cuidado y poco explosivo. Conjugar el espíritu constructista de Balenciaga con la mirada pulcra y casi conceptual de Gvasalia será lo que causará rebelión.

Balenciaga2

El verdadero ejemplo del poder de una firma de largo aliento histórico es Dior que inesperadamente se quedó sin Raf Simons y en una atrevida decisión para muchos, anunció que se van a tomar con calma el reemplazo de Simons y será el grupo de diseño de planta de la compañía quienes realicen las próximas colecciones. Si bien puede que los desfiles no tengan ese elemento atractivo que permite la cabeza de un nombre que se juega el pellejo, estamos seguros que será una delicia ver el trabajo de personas que conocen la esencia de Dior sin la presión de tener una cabeza a quien despedazar o coronar cuando la última modelo desaparezca en la alfombra.

Dior 2

Ellos se fueron y lejos de sufrirlos, esperamos con ansias el nuevo rumbo artístico de las casas que han dejado atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *