Designing Woman o el esplendor de Lauren Bacall

DW3 (1)

La década del cincuenta fue prolífica en cuanto a cine musical, romántico y fantasioso se trató. Ya he hablado en anteriores ocasiones de algunas de mis obsesiones con este periodo de tiempo en el que se puede contar a grandes estrellas que aún siguen siendo referencia en temas de moda, estilo y percepción de la existencia. Hablo de Grace Kelly, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor y es la oportunidad de Lauren Bacall en la película Designing Woman estrenada en 1957. En español, el título fue “Mi desconfiada esposa” pero dejemos los horrores de algunas traducciones para otra oportunidad. 

La película, protagonizada por el galán de la época, Gregory Peck y Bacall, cuenta la breve pero intensísima historia de amor entre Marilla Brown, diseñadora de moda de Nueva York con Mike Hayan, periodista deportivo que está investigando los dudosos pasos de un empresario del boxeo. La química nace una mañana en la que Mike se despierta en un hotel de California y no recuerda nada de la noche anterior. En la piscina es asediado por Marilla quien asegura que le ayudó la noche anterior a escribir y enviar el artículo sobre un torneo de golf que estaba cubriendo.

DW1 (1) DW2 (1)

No hace falta mucho más que ese mal entendido para que decidan casarse y regresar a Manhattan como el señor y la señora Hayan. Si les parece precipitado, esperen a ver cómo, dos personajes de procedencias muy distintas, comienzan a descubrir las formas de convivir. La dificultad de él para adaptarse a la vida glamurosa que ella lleva y los celos de ella por Lori Shannon, una cantante con quien tiene que trabajar y que había tenido alguna historia con Mike.

DW4 (1)

El filme es un deleite en cuestiones de vestuario. Se percibe la elegancia de ella y la preocupación de la producción por tener tantos cambios de vestuario como sean posibles. Todo se envuelve en un mágico derroche de vestidos con cintura ajustadísima, tul, seda, grandes faldas campanas que llegan hasta los tobillos, joyas discretas pero soberbias y sobre todo, el porte de una de las grandes actrices de Hollywood. 

Vi la película por recomendación de esos titulares que aparecen en Facebook que rezan más o menos: “las siete películas que no puedes dejar de ver si te gusta la moda”. En principio alcancé a creer que la trama se desarrollaría en torno a la industria de la indumentaria, algo como Funny Face, sin embargo, muy lejos de ello, resulta ser una comedia romántica con un diseño de vestuario alucinante. Si no la han visto, de verdad creo que tienen que ponerla en la lista de las: “… películas que no puedes dejar de ver si te gusta la moda”.

DW5 (1)

Otro de los elementos atractivos para motivarse a ponerle play a esta película “vintage”, es los pormenores tras bambalinas, ya que el director fue Vincente Minnelli, el llamado padre de los musicales en los Estados Unidos y también padre de Liza Minnelli. El papel principal de esta comedia estaba destinado a Grace Kelly pero como estaba ya comprometida con el Principe Rainiero III de Mónaco, tuvo que rechazar su participación en la película y dar por finalizada su carrera en el cine. 

Es más que una recomendación para los fashionistas, es más bien una gran oportunidad para entender el efecto del cine en la industria de la moda y la importancia de mirar hacia una época que fue grandiosa en cuestiones de estándares de belleza y modelos aspiracionales.

Si se animan a verla, cuéntenme cómo les pareció.

DW6 (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *