Definitivamente A lo mejor Carlota

Carlota
Carla Bigliani, creadora de la marca “A lo mejor Carlota”

Lo común al hablar con personas que hacen parte de la industria de la moda es encontrarse con un montón de planes, de estrategias o de respuestas preconcebidas que hablan de un camino lleno de decisiones importantes o extremas hazañas en busca de la grandeza. La primera vez que ves a Carla Bigliani, diseñadora y dueña de la marca de accesorios de “A lo mejor Carlota”, sabes que de lo último que te va a hablar es de planes de negocios, estadísticas  o expansiones empresariales.

Ella está ahí, sentada en la gran mesa de una habitación al lado de su taller hablando con dos amigas más , se ríe de todo y sus relatos están acompañados con las manos, con gestos e incluso se levanta para actuar una parte de su historia. Todos ríen y alrededor suyo se genera una atmósfera de divertida fluidez, de excesiva calma y de un aire que lleva impreso con tinta de energía un “todo va a estar bien”-

Me ve y me saluda con una amplia sonrisa disculpándose por empezar un poco tarde la entrevista. Me interroga buscando saber un poco del blog y de las cosas que hacemos. Le respondo mientras miro encantado una pared llena de pequeños cuellos de maniquíes adornados por sus modelos. Son collares grandes, llamativos, luminosos, llenos de pequeños detalles, de joyas y de diminutas pepitas doradas en algunos casos. También hay una mesita en donde reposan más y más accesorios brillantes, de todos los tamaños, los colores y creería que hasta de sabores; son aretes, pulseras, collares; largos, cortos, medianos, es como un pequeño mundo en el que cualquier mujer quisiera vivir, rodeada por tanto encanto y brillo.

Carlota 2

OutFears: Sé que no empezaste tu carrera diseñando, cuéntanos un poco

Carla Bigliani: Estudie comercio internacional y era muy serio para mi (risas) me gustaban solo las materias que se relacionaban con mi esencia, me gustaba lo práctico. Cuando empezamos con cosas de la aduana y todo eso dije no.

OF: ¿Quisiste estudiar algo relacionado con moda?

CB: Nunca me imaginé estudiando diseño. Me encanta bailar, siempre fui payasa y la gente me decía que estudiara actuación pero a mí me daba vergüenza. El diseño no estaba en mis planes.

OF: Entonces ¿Cómo terminaste con una empresa de diseño de accesorios?

CB: Lo primero que hice fue carteras. Empecé trabajando para una marca de ropa interior de una amiga, ella necesitaba una mano en producción y le dije: “bueno, enséñame” ahí fue cuando aprendí a cortar. Me fue gustando trabajar con telas y todo eso. Luego me desperté y dije “tengo ganas de hacer algo”. Comencé haciendo carteras pero  en ese negocio hay que esperar el taller y muchas otras cosas y resulta que todo es tiempo y yo soy medio ansiosa y dije que debía hacer algo donde todo lo haga yo, fue cuando empecé con los accesorios.

Carlota 3

OF: ¿Y de dónde salió el nombre?

CB:A lo mejor Carlota” lo pensamos con una amiga con la que íbamos a trabajar juntas y yo me enamoré del nombre. Luego las cosas no resultaron y yo me lo quedé porque encerraba un montón de cosas que me gustan mucho. El “a lo mejor” es genial.

OF: ¿Cuáles fueron tus primeras experiencias?

CB: Yo trabajaba en una feria en plaza Armenia y tenía un montón de cosas porque desde que empecé, en todos los lugares donde viví, me hice un espacio para cortar y trabajar, un taller en casa. Luego averigüé en uno de esos puestos que da la ciudad y arranqué. Tenía mis dos amiguitas que me hacían la segunda a nivel stock, yo hacía dos o tres piezas y para mi era como un juego. Lo tomé de esa manera.

OF: Te hiciste conocer muy fácil. ¿Fue difícil llegar a las revistas?

CB: Las primeras situaciones se dieron solas, me acuerdo que pasó un productor de revista Gente y me dijo, “me encanta lo que haces, quiero que me hagas un desfile, voy a hacer la apertura de Mar del Plata para la revista” ese fue el primer trabajo para alguien, él mismo me sentó en la editorial y yo no entendía nada, me presentó a una productora que me dijo “mira tengo una producción y no consigo a nadie que me trabaje caracoles” yo me lancé y le dije que yo le trabajaba caracoles y fue todo un desafío, no sabía donde comprar caracoles entonces usé los míos que coleccioné toda la vida, les puse tela, le busqué la manera y se fue dando. Otro día pasó Laurita Fernández y le gustaron las cosas que había y me dio su celular y le di accesorios y salimos en la tele y así, no sé cómo empezas.

OF: Vas con tu firma a muchas ferias…

CB: Las ferias me gustan porque conozco gente. Yo hablo mucho y cuando la gente viene no se si quiero venderles, es decir,  lo que quiero es  hablar y empiezo: “¿cómo te va?”, “hace calor” y en algún punto de repente me dicen: “yo quiero eso” y les vendo, pero antes le hablo de toda mi vida. También tarjeteo mucho, así conocí a varias marcas con las que ahora trabajo.

Carlota 4

Los accesorios son sin duda los elementos que personalizan el look. Elegir entre una manilla grande o unos simples aretes de perlas se convierten en las decisiones más importantes de una mujer cuando, con su vestido y sus zapatos puestos, se para en frente al espejo a adornarse con alhajas. Las hay de todo tipo y tienen la ventaja de ser muy accesibles por la variación en calidad, diseño e incluso personalización. Cada mujer tiene al menos un cajón en su habitación o en su closet destinado a todos estos accesorios de los que se ha enamorado alguna vez en una tienda, en la calle o en una revista. No tienen distinción y cada pieza transmite un mensaje diferente.

OF: ¿Por qué crees tan importante los accesorios?

CB: Me divierte todo lo que tiene que ver con el accesorio, es algo que acompaña la ropa. El accesorio te puede cambiar de look. Si a un vestido negro le pones zapatillas y un collar deportivo va bomba. Si en cambio le pones un accesorio cargado y un par de stillettos a el mismo vestido, vas a una fiesta.

OF: ¿Qué debe tener en cuenta una mujer al elegir accesorios?

CB: Una mujer debe pensar que le gusten y que se anime a probar cosas nuevas a la hora de comprar accesorios, ir con la mente abierta.

OF: ¿Planeas las colecciones antes de hacerlas? ¿Hay cosas que no hagas?

CB: Yo empiezo diseñando de todo, luego veo si es comercial o no, si va en el catalogo o no, si es exclusivo o no. Cuando uno hace un diseño se deberían analizar los costos, dónde lo vas a ofrecer, si va a ser masivo o no y se vuelve cada vez más grande la escalera. Cuando lo empecé a ver de ese modo sentía un poco el bajón, pero nada, decidí que primero se trabaja el accesorio y luego se ve qué se hace con eso. No quiero coartarme la parte del diseño porque es lo que más disfruto.

OF: ¿Cómo defines la tirada de cada pieza?

CB: Cuando empecé hacía alrededor de quince productos, ahora para el verano hicimos 42. De la primera tirada, para probar cada artículo, se hace una serie de 20 unidades aproximadamente. Si hago algo exclusivo es porque compré algo que no volví a conseguir después y por ahí premio a alguna clienta que se lo merezca y le digo, “mirá lo que es”, esto es único.

Carlota 5Carla parece estar desprovista del primer y mayor obstáculo para cualquier que se lance con su negocio propio: el miedo. Es como si nunca pensara en el fracaso. Cada proyecto lo emprende con una energía tal que no le queda tiempo ni ganas de arrepentirse.  Sus productos han aparecido en medios como Ohlala, Revista Susana, Gente, Cosmopolitan, ParaTi, Tú, Entre Mujeres, Seventeen entre muchas otras.

Su camino está adornado con una espontaneidad que acompaña con arduo trabajo. Su taller es un universo de color y de decenas de cajitas que encierran el secreto de “A lo mejor Carlota”.

En algunos momentos se pone nerviosa por el micrófono encendido, es tímida cuando te detienes a pensarla, pero todo acerca de su negocio lo tiene cubierto; sabe exactamente la manera en que le gusta llevar a cabo sus ideas (su modus operandis empresarial) y conoce en sobre manera cada aspecto de la creación de las joyas. Tiene en mente un catálogo sofisticado de las piezas que ha creado que hacen de “A lo mejor Carlota” un signo de cambio y propuestas constante.

OF: ¿Crees que la formación es importante?

CB: Cada vez que puedo hago cursos cortos, así me voy perfeccionando y aprendiendo cosas que no se. Luego, hay gente que necesita que la ayuden o la acompañen al principio. Para mí el momento de aprender es después de hacer lo que te guste, después de enamorarte de lo que estas haciendo.

OF: Pareciese que tu haces las cosas sin planearlas

CB: Es que cuando uno va a un curso, ve que los emprendimientos se organizan de una forma específica: primero se tiene la idea y luego se ve si es rentable o no y toda esas cosa que tienes que pensar y terminas diciendo “mejor no”. Empiezan tantos problemas en la lista que terminas no teniendo ganas, la gente me dice que no pueden creer que yo no piense en todas esas cosas antes de tomar una decisión con Carlota.

OF: ¿Cuáles crees que han sido tus mayores logros?

CB: El primer fue que el productor de revista Gente se acercara a mi puesto y hacer dos producciones con temáticas para ellos.  Cuando vi la revista y leí el nombre de la marca entre Kosiuko y todas esas, me moría. El segundo fue en la rural con mi están de tres metros por tres metros lleno de gente y que vengan amigas de visita y terminen vendiendo porque no dábamos abasto. El tercero es una de las colecciones presentadas en Buenos Aires Moda, era la segunda vez y estaba más canchera, me quedé acomodando a las chicas, las veía a las modelos pasar y después cuando me nombraron y dijeron “ahora va a salir la diseñadora” fue un momento que recuerdo mucho, llegué al final de la escalinata, vi a mi marido emocionado y me moría, muy lindo.

OF: ¿Cómo es la mujer Carlota?

CB: Es una mujer que se anime, mandada, audaz, libre.

OF: ¿Menos es mas?

CB: Yo soy exagerada, puede que menos sea más, pero… más es más, siempre. (Risas)

OF: ¿Qué te inspira?

CB: Me gusta mucho la música pop, me encantan las artistas comerciales del momento, parece que tuviera 25 o 35. Soy de las de 35 que pisan los 25, lo pienso de esa manera (risas). Me gusta la música electrónica, me gusta bailar, yo cuando estoy contenta subo el volumen y bailo aquí sola. Ahora trato de no bailar para trabajar y no distraerme, (risas) pero cuando pongo música me divierto.

OF: ¿Cómo es el proceso de preparación de cada colección?

CB: Busco un poco de tendencias, luego trato de unirlo con la colección anterior y la idea que tengo en mente para desarrollar. Para la primera colección pensé un montón de cosas y todo va sumando cada vez más a esto como marca. Busco moda, si hay algun concepto que está bueno bajarlo lo hago pero luego lo uno con los materiales que Carlota 6tengo y chusmeteo un montón. No dibujo primero y después compro, prefiero hacer al revés, siempre fue así, voy y compro, compro, compro lo que me gusta y lo que tenía como referencia y luego comienza la mejor parte, empiezo a desparramar y guardar y ver lo que tengo.

OF: ¿Te preocupa algo cuando diseñas?

CB: En la segunda o tercer colección decía “que miedo quedarme sin ideas” y luego me sentaba y decía, ¡que boluda!, hay miles de ideas, tenemos ahora 500 productos circulando. Hay unos que me encanta y que no quiero que salgan de la venta y si me lo piden lo vuelvo a producir, eso me gusta, puede que se acabe la colección pero sabes que siempre se puede volver a hacer.

OF: Me imagino que cuando vas por la calle miras lo que otras mujeres usan.

CB: Cuando estoy en la calle miro porque soy medio chusma (risas) pero no juzgo. Presto atención pero generalmente me asombro de algo que esté bueno y que no se me ocurrió a mí. Me gusta ese momento.

La entrevista terminó y seguimos hablando como si el tiempo nos regalara horas para hablar del talento, de las musas y de esa brisa del norte con aroma a estilo y clase. En efecto, Carla es una muy buena conversadora y su esencia se impregna en las paredes, en su decoración, por los pisos y en el taller que es su centro de mando. La alegría toca todo lo que está a su alrededor y es difícil pensar en sus preocupaciones o sus angustias, todo lo llena de espontaneidad. Ya había empezado la toma de mate, los bizcochos sobre la mesa y la cuenta regresiva para dejarla ir a un compromiso que tenía en algunos minutos. “Está bien, todavía podemos conversar un rato más” me dice mirando el reloj y diciéndome que estaría muy bueno comenzar a diseñar algunas cosas para hombres.

 

 

1 Comment

Add Yours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *