Cuando debes ir de compras con un amigo

Este blog lo mantenemos desde hace un poco más de dos años. Aún recuerdo los nervios que me generaban escribir sobre temas que, además de apasionarme, sentía como el lugar del mundo en el que me debía desenvolver a nivel profesional. El inicio fue difícil y de a poco fuimos construyendo un espacio lleno de historias de moda, cultura, tendencias y las investigaciones y entrevistas que hacemos me daban tanta información como ganas de continuar explorando.

Sin embargo, en este ejercicio periodístico, surgió algo inesperado: mis amigos y amigas empezaban a llamarme los sábados en la mañana para salir a comprar ropa con ellos. Está bien, lo entiendo, estudié asesoría de imagen, pero la insistencia me generaba un reto mayor: ir a sugerir prendas y estilos a personas que no tenían ningún problema en enfrentarme y decirme cosas como “no, eso es horrible”, “no, eso no me queda bien”, “no, ni loca me pruebo esto”, “no, ¿acaso no me conoces?”. De todas esas frases lo que me interesaba no eran las críticas a mi forma de conducir la operación sino la repetición inacabable del no tal cosa, no tal otra, no a esta también. 

shopping-for-clothes (1)

La moda, señoras y señores, ¡se trata de los sís! No es posible mantener un armario fresco y dinámico si no tenemos el hábito de probarnos ropa que se salgan de nuestra zona de confort, de todos modos, solo vas a perder cinco minutos en el probador y si no te gusta lo que ves, pasa a la siguiente falda. La labor del asesor de moda, ya sea de manera profesional o como un ejercicio amigable, es la de empujar sutilmente a los clientes a traspasar los límites, y ahí es donde entra la capacidad de convencimiento, fuerza y persistencia.

Todos tenemos al amigo blanco y negro, ese que solo usa esos colores porque dice que es sinónimo de elegancia y uno no se puede equivocar, entonces ¿qué pasa si se equivoca? nada, Björk usó un cisne en una entrega de premios, Rihanna con ese vestido amarillo en el Met fue causa de una oleada de odio en redes sociales que casi nos hace odiar los huevos fritos, Selena Gómez usó un maquillaje (también en el Met) que casi la lleva a un sacrificio público y aún así, el mundo no se acabó, entonces ¿por qué supones que si compras algo que te gustó en principio pero después no te convenció, algo malo va a pasar?

También está, y es muy común, los amigos que no entienden que la ropa no los va a hacer más delgados, lo que hace la ropa es hacer que te veas lo mejor posible de la forma en que eres. No es cuestión de ponerse un corsé que te fisure las costillas para que todos vean que tienes una cintura chica, ese no es el asunto. El asunto es estar cómodo, disimular los detalles que no nos gustan demasiado y ponernos la mejor sonrisa con colores, texturas y formas que a todos les haga saber que eres una persona moderna, confiada y sin miedo. 

 

Tenemos también a los amigos que quieren competir contigo en cuestiones de saberes de moda y se les cae cada dos por tres un comentario para que sepas que ellos están enterados de lo que pasa en el mundo. Hace unos días me tocó escuchar un: “uno parecido usó Kanye West la semana pasada”. Para empezar, eso no se llama saber de moda, eso se llama tener Instagram, lo que hace un buen asesor de moda es, además de saber lo que usa Kanye West, es verse la mayor cantidad de colecciones en las semanas de la moda, monitorear a los influencers, conocer la historia de las firmas de moda y entender los cambios que se hacen en la industria a nivel económico, ejecutivo y estilístico. Es saber que los colores y las telas que se usan para una colección de este año, fueron elegidas y pensadas dos o tres años atrás. Es definir los diversos estilos y jugar a combinar prendas y, una de las cosas más importantes, conocer a tu cliente y entender que hay cosas  las que no se va a atrever y tu trabajo es llevarlo hasta ese lugar, al menos, probarse.

Esto es un poco de lo que me ha pasado en estas semanas y en los último años, así que, si te gusta la moda y te pasan estas cosas, recuerda que en la moda hay lugar para todos, los errores debemos cometerlos para aprender lecciones y siempre ten una voz constante y convencida, además de cobrar por hacer trabajos de asesor. 

Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *