Coco Chanel · Película del 2008

Coco Chanel siempre ha sido contada desde ángulos que ella misma hubiera condenado con toda su fuerza. Uno de los rasgos más comentados de su vida es el hecho de ser huérfana de madre desde muy chica y que su padre la hubiera internado en un orfanato con su hermana en donde aprendió a coser y donde fue tratada no de la mejor manera.

Así empieza su vida, pero ella siempre inventó pasados llenos de gloria. Que su familia era de la monarquía o que venía de una larga tradición de apellidos. Yo quiero creer que fue para poder encajar y no por vergüenza. También para evitar la mirada de piedad o de desprecio al no tener un background que hiciera juego con su talento para expresar las necesidades de las mujeres de su generación.

maxresdefault

La película Coco Chanel, del director Christian Dugay, que fue estrenada en 2008, toma varias facetas de la diseñadora y se enfoca en algunos momentos que desviaron su vida. Porque si algo no se puede negar de Coco, fue la templanza con la que enfrentó cada uno de los golpes que el tiempo, como un enemigo de armas macabras, le tenía preparados: la muerte de su madre, el orfanato, la muerte de su amor Boy Capel, la guerra, la pobreza, la necesidad de trabajar para alimentarse, la intención de ocultar su pasado. 

Empieza la película con una Coco Chanel que intenta regresar a las primeras planas de los diarios con su primer desfile luego de la segunda guerra mundial. Fracaso. La prensa la destrozó entonces y dijo que la gran Chanel era historia y estaba desactualizada. De ahí, los recuerdos vienen a su mente y vemos su niñez, su trabajo como cantante (con el que pensaba volverse rica y famosa), su vida de amante y mantenida con Éttiene Balsan, su primera tienda de sombreros y la forma en que forjó un nombre que se volvió leyenda.

Tiene momentos hermosos y válidos como la filosofía de la nueva mujer que quería instalar en la sociedad. Coco pensaba que era hora de hacer ropa para que las mujeres se sintieran cómodas y no solo que fueran el reflejo de la fortuna de sus maridos. Es así como se inspira en las cosas más alejadas del concepto de glamour en la época. Los marinos le sirvieron para incorporar la camisa de rayas azules al armario femenino que hoy sigue siendo popular. También utilizó jersey para diseñar, material que entonces era de uso exclusivo para los obreros. A los sombreros les quitó peso y plumas para hacer de la sencillez, una impronta de elegancia.

Es así como vamos conociendo a una Coco que no es ajena a nadie pero en la que se explora sus sentimientos, en momentos, más que la carrera.

4836470_l2

Dura dos horas y veinte minutos, pero no tiene pierde. Cada momento es tan conmovedor como fuerte. Aunque siempre he criticado el hecho de hacer de persojanes famosos una fuente de perfección, lejos estaba Coco de creerse superior. En el fondo pienso que necesitaba mucho amor  y tenía miedo de pedirlo. Al igual que su creatividad, su ingenio fue un don que revolucionó las bases de la indumentaria. Incluso se refleja en la producción cinematográfica, algunos encuentros con el famoso Paul Poiret que en los años veintes se decantaba por “disfrazar a las mujeres” como decía la propia Coco.

Yo sé que nuestro principal referente es Coco before Chanel, la hermosa película de Adrey Tautou. Pero en esta, Shirley MacLaine interpreta a Coco en los años de posguerra y su performance la hizo merecedora de una nominación a los Globos de Oro. Así que la recomendamos para que disfruten de un rato con moda y cine.

94c8b3f5217d2a69c14dc084c672ff94--shirley-maclaine-filmy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *