Christophe Decarnin y la maldición de los diseñadores

Decarnin OUTFEARS

Christophe Decarnin era uno de esos diseñadores con un talento fuera de lo común. Entendían el mundo y podían traducir fácilmente el pulso generacional en sus diseños. La vida le sonrió y no fue en vano, hizo grandes cosas en Paco Rabanne y luego fue fichado para la marca que Pierre Balmain creara por allá a mitades del siglo pasado y que Oscar de la Renta dirigiera años atrás. Decarnin Estudió moda en París y tuvo un estupendo paso por la industria de la moda.

Lo que hizo Decarnin para la firma fue uno de esos viajes odiséicos que hicieron renacer un nombre en decadencia. Balmain en las manos de este diseñador hizo furor a lo largo del mundo. No hubo persona que a finales de la primera década del nuevo milenio no deseara con todas sus ganas y con toda su fortuna una pieza creada por Christophe; estrellas como Madonna, Rihanna y la misma Kate Moss se dejaban ver con el estilo mezcla de rock, femenino, sensual y algo de grunge de Decarnin. Una revolución para el estilo híbrido de su década.

Balmain Primavera Verano 2009
Balmain Primavera Verano 2009

Pese a esto, la fama no fue un elemento positivo en su vida personal. Como la historia de muchos, salió en 2011 de la firma luego de no presentarse en el desfile de la colección otoño invierno. Los rumores volaron y se dijo que por prescripción médica el diseñador no se había presentado. Una fuerte depresión le impidió asistir a su propio desfile, la carga laboral y las presiones que ejercían sobre él lo llevó a un abismo de oscuridad del que no pudo salir tan fácilmente. Hoy seguimos sin noticias del diseñador que se alejó del mundo de la moda.

La lista de diseñadores que, como si fuera una maldición, terminan mal luego de pasar por estos grandes emporios de la moda es cada vez mayor y más dramática. Manuel Mota, quien diseñó para Pronovias más de veinte años, terminó muerto en un baño con algunas notas de suicidio en las que culpaba a el “monstruo” de su muerte mientras Alexander McQueen se suicidó en 2010, días después de la muerte de su madre. Si bien podrían ser casos aislados, se estudia la posibilidad de ser el trabajo que requiere dirigir una marca de moda la causante de muchas situaciones sentimentales y emocionales poco afortunadas que derivan en tragedias.

Balmain AW 2009
Balmain Otoño Invierno 2009

Karl Lagerfeld dice en su documental Lagerfeld Confidential que la soledad es un triunfo. Esa frase puede ser tan alentadora como destructora. El esfuerzo que emplean en viajar, diseñar, coordinar un equipo y hacer el trabajo de más de cuatro colecciones por año consume su tiempo, sus ganas y cualquier oportunidad de buscar un equilibrio, eso sin medir el miedo que genera la preocupación de ser despedidos por no vender la ropa. Casos como el de Tom Ford o Carolina Herrera son brillantemente excepcionales por la capacidad que han tenido para desenvolverse sin problemas en un mundo que trafica estrés puro. Ellos, con sus familias y sus ritmos siguen liderando dos casas que avanzan en cobertura, disciplina y esencia. El caso extremo es el de Marín Margiela, el vanguardista miembro de los “Seis Amberes” que nunca se dejó fotografiar y aún hoy, 27 años después de fundar la Maison Margiela, cuida de su anonimato como el don más preciado que le ha dado el reconocimiento.

Hoy con 30 años de edad y con 4 años dirigiendo Balmain, Olivier Rousteing es famoso en el medio y uno de los nombres más cotizados por llevar la marca a un nivel mediático increíble. Sus cuentas en redes sociales rebosan en fotos con las Kardashian y con las top models del momento. Él, quien vivió de cerca los momentos de Decarnin, está viviendo un éxito sin precedentes en su carrera y con la fama subiendo con la espuma, también crece la responsabilidad y el compromiso de mantener el estatus de la firma. En entrevistas ha dicho que quiere una familia y cosas que el trabajo en este punto de su vida no le permiten vivir. Pese a ello, se verá en sus decisiones, el camino que la moda le iluminé para continuar.

La moda es egoísta, es encantadora, es efímera y es trágica. ¿Cuánto puede durar un diseñador al frente de un imperio?, eso lo responden cada tantos años los que llegan a la cima y se miden en probabilidades.

Olivier Rousiteing OUTFEARS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *