Cabello largo en hombres, una declaración hipster

El cabello largo ahora está muy de moda para los hombres, por supuesto, no para todos los hombres sino para aquellos que deciden adoptar este signo estilístico que requiere tiempo, inversión, esfuerzo y cuidado. Personalmente creo que Bob Marley tenía una gran imagen y representaba ideales con los que todos estaban muy de acuerdo, pero eso no implica que sienta un gran deseo por alejarme de esa cabellera cuya higiene pongo en duda. 

No es solo dejarse crecer el cabello como si tal cosa, al contrario, las mujeres dan esa imagen de perfección con cabelleras largas, brillantes y sedosas porque llevan siglos dominando a la maraña. Saben manipular los productos y las maquinarias a la perfección, o si no, vaya y haga una competencia con su mujer a ver quién termina más rápido de secarse el cabello con un secador y un cepillo de esos que parecen armas de tortura antes que instrumentos de cuidado personal. 

Claro que también representan toda una manifestación de estilos específicos y construidos. Para entrar en materia, lo que hace al cabello largo algo tan atractivo es el auge Hipster que nación en los años cuarenta cuando se les denominaba Hip a las personas cercanas a la comunidad negra que formaban una subcultura con un pilar inamovible: el jazz. Personalidades como el escritor Jack Kerouac se identificó casi de inmediato con esta onda anti-sistema y emergieron tendencias a alejarse de las luces del mainstream para asegurarse un puesto en la cultura underground. 

A raíz de los cambios que generó la segunda guerra mundial, la sociedad se reorganizó y fue hasta los noventas cuando se retomó la onda hispter con toda la fuerza vinculada a los movimientos ambientalistas, ecológicos y, de nuevo, anti-sistema.

Este estilo es para las personas que tienen esa inclinación espiritual a sentir conexión con la naturaleza, comer comida orgánica, vegetariana o vegana, llevar un estilo de vida saludable lejos del caos del capitalismo y encontrar formas armónicas de existir. También vale la pena destacar que este estilo se ve sobre todo en la población de clase media-alta, por lo que sus bases están clavadas en un terreno cómodo. 

Brad Pitt en el papel de Aquiles en la película Troya.
Brad Pitt en el papel de Aquiles en la película Troya.

Volviendo al tema, el cabello largo es una de las improntas masculinas más antiguas de las que tenemos conocimiento. En Egipto, por ejemplo, se usaba el cabello de cierto modo para demostrar un estatus social (no existían Mercedes Benz por entonces), en Asia siempre ha sido parte de la cultura popular adoptada por occidente (o quién no ha envidiado la cabellera larga, negra, lisa y perfecta de los Samurai), en la antigua Grecia tenemos la idea de que los hombres eran fornidos y peludos, por ello las representaciones no solo de los filósofos sino de personajes como Aquiles, Zeus o Poseidón, quienes debían tener mucho acondicionador para que no se les enredara la cabellera. 

Después de allí y a lo largo de los siglos el cabello ha sido en mayor o menor medida por los hombres como una decisión estética o práctica. Podemos ver por ejemplo las largas cabelleras blancas de algunos trabajadores de la justicia en la corte británica que aún se usa en estos tiempos. Esa peluca era utilizada, además de para cubrir la calvicie, para evitar problemas como los piojos. 

También se puede acercar el cabello largo masculino con una idea femenina del hombre, lo que representaría una contradicción ya que el cabello largo ha sido visto como un elemento de poder e identificación (en este orden de ideas podríamos decir que el precursor de los hipsters es Jesucristo, sin embargo también vemos figuras como el poderoso Sansón cuya cabellera era la clave de su fuerza). 

Es por lo anterior que es fundamental, si vas a dejarte el cabello largo, debes prever cómo funcionará con tu imagen. Podemos ver dos ejemplos modernos sacados de La liga de la justicia, de cómo puede funcionar el cabello largo. En la variante más masculina y salvaje está Jason Momoa, más conocido como Aguaman, cuyo cabello escandaloso e incontrolable juega con su forma de macho. Sus grandes músculos y su porte hace que su cabello aporte a esa apariencia de guerrero antiguo. Por el otro lado, Ezra Miller, más conocido como Flash, por su contextura y su estilo, el cabello largo le aporta el toque magnífico de una androginia provocadora. 

Lo que nos demuestra las diferentes formas de llevarlo es que, lejos de ser un atributo femenino, los hombres en su apertura a las nuevas formas de explorar su belleza, estamos entendiendo la importancia de la experimentación con la image, eso se ve muy claro cuando dejamos de visitar a alguien por un largo tiempo y cuando lo encontramos, con el cabello largo, nos gusta más que antes con corto.

Ya no es más (y nunca debió serlo) un atributo que encasille a los hombres en las categorías de “amanerado”u “homosexual”.

Ahora algunos tips para llevarlo bien: 

  • Aunque te parezca más trabajo, busca champú y acondicionadores de calidad, nada mejor que un buen producto para que el cabello se vea sensacional.  
  • Corta regularmente las puntas porque es la parte que más evidencia el daño y el paso del tiempo.
  • No tengas un peinado demasiado estricto, la idea no es verse como Willie Wonka sino mantenerlo de la formas más natural posible.
  • Asesórate con un experto si lo que quieres es darle un shock de keratina o un alisado permanente. 
  • Lávatelo por lo menos dos o tres veces por semana. Aunque tú no lo sientas, el cabello acumula mucha suciedad y su textura se torna grasosa y desagradable. 

Algunas cabelleras actuales envidiables:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *