Bettina Frumboli | Maquillar. Mostrar que todo es lindo

out1

Llegué a la academia de maquillaje de Bettina Frumboli media hora antes de lo previsto, ya saben lo que dicen: hombre precavido, vale por dos. Su secretaría de ojos muy azules me hizo pasar y me senté a esperarla, al parecer ya estaba llegando. De repente estaba yo, en frente de un salón con muchos espejos, sillas movibles y mesas, ese debía ser el lugar donde se dictaban las clases. El lugar donde muchas irían a aprender a maquillar profesionalmente. Fue entonces cuando me pregunté… ¿qué tan difícil podía ser? Eso lo descubrí minutos después durante la entrevista.

Justo en ese momento entró Bettina. Una mujer imponente con una cabellera negra leónica, rasgos fuertes, poco maquillaje y una sonrisa que aparecía cada tanto achicando sus ojos suspicaces.

Un amigo me había hecho el contacto para acceder a ella y desde el primer momento entendí que era una mujer ocupada. Es de esas personas que aman su trabajo y en todo momento tienen su cabeza con diez mil cosas. No es para menos, Bettina ha trabajado para los mejores en Argentina, ha estado a cargo del maquillaje en sesiones de foto para revistas de la talla de Vanidades, Dmag, OHLALA!, Elle, Catalogue, Cosmopolitan y muchas más que hacen de su nombre un peso pesado en la moda y que la convierten en una de las más bucadas por su capacidad para emebellecer.

Nos sentamos en un sillón blanco con muchos cojines chiquitos con fundas color pastel y empezamos la conversación hablando de nuestro amigo en común, que es un genio bailando y que hace cosas muy geniales y yo no encontraba la forma de entrar en materia, en lo que realmente me interesaba saber de ella, o sea, en el maquillaje. Es una mujer amena y habla de todo lo que le preguntes, tenía que empezar por algo y tenía la pregunta de inicio preparada desde hace días:

OutFears: Cuando vas por la calle y miras a las mujeres, sueles decir: “ella está mal maquillada”

Bettina: Sí (risas), de todas formas es curioso porque la estética de la argentina es más tranquila que la colombiana o mexicana o lugares donde se maquillan mucho. Aquí prefieren ponerse menos pero bien puesto. Estaría bueno que se arreglen más porque las mujeres se están dejando de arreglar, pero las argentinas son más cuidadosas con los colores, aunque creo que es porque no saben.

OF: ¿Qué es lo típico de las argentinas?

Bettina: En argentina el estilo es muy natural como en Europa o algunas parte de Nueva York y bastante diferente a Brasil donde por ejemplo las mujeres siempre están bien maquilladas, con las uñas hechas y se aplican muchos productos

OF: Quiénes son los modelos que siguen las mujeres cuando se maquillan

Bettina: En esta época, los referentes son las artistas pop muy jóvenes que están re contra maquilladas y claro que esos maquillajes están bien hecho, las celebridades están muy bien asesoradas, hay armonía, diferente a otras épocas donde había de todo y  las cosas eran mal hechas. También depende de las mujeres, como que uno va creciendo y se va pintando menos y con lo indicado. Ya después de aprender qué es lo que le queda bien a uno todo es más sencillo.

OF: ¿Todas las mujeres saben lo que les queda bien?

Bettina: Bueno, algunas mujeres nunca lo aprenden (risas).

Bettina era una niña tímida que no tenía muy claro lo que quería hacer con su vida. Empezó estudiando teatro porque quería ser actriz. Tomó algunos cursos de maquillaje para poder utilizarlo en los castings y todas las cosas que debía hacer para seguir su carrera. Fue cuando trabajaron en ella por primera vez, que supo que se quería dedicar a eso de maquillar. Se maravilló por la el trabajo de los profesionales que tenían como objetivo potenciar la belleza de cualquier mujer sin importar que cumpliera o no con los requisitos del estereotipo impuesto. Fue como una iluminación en el momento preciso, su llamado divino, el descubrimiento de su objetivo en la vida, su vocación y lo que la haría feliz día tras día.

out2

OF: ¿Cómo fueron tus primeros trabajos?

Bettina: Cuando comencé a estudiar también empecé a trabajar gracias a las referencias de los profesores que me enseñaban. Las primeras personas a las que maquillaba eran mis amigas, tiempo después hablaba con ellas y les decía que me parecía que las maquillaba horrible, pero ellas estaban encantadas

OF: No es un secreto que entrar al mundo de la moda es difícil, tú ¿qué le dices a tus alumnas cuando empiezan?

Bettina: Para hacer esto hay que tener mucha pasión, recibir muchos “no”, hacer trabajos que quizá no te gusten o no sean los más bonitos, pero hay que laburar mucho. Las personas que quieren llegar a ser algo en la vida deben tener principalmente humildad y esfuerzo. Cualquier cosa que hagas, si no lo haces con trabajo duro no llegas donde quieres estar. Mucha gente quiere ser maquilladora reconocida y cobrar lo que quiera cuando están empezando y no es tan fácil, ¡eso a mí me costó 18 años ¿entendés?! Yo empecé siendo asistente, trabajando gratis, haciendo muchas cosas que de pronto no me gustaban. Lo que falta es gente que ame lo que hace porque si hay sacrificio y humildad vas a llegar

OF: ¿Alguna vez dudó?

Bettina: Recién ahora me siento segura de lo que hago, soy muy insegura con muchas cosas de mi vida pero si de algo estoy segura es que maquillo bien. Eso me lo dio los 18 años de experiencia. Por supuesto que me he equivocado muchas veces, pero es parte del proceso.

betina 3

OF: ¿Cómo es trabajar con las famosas?

Bettina: Yo trabajo mucho con celebrities, con muchas crecimos juntas, entonces ellas ya directamente se entregan, hay esa relación de confianza. En cambio cuando hay una persona nueva o una famosa con la que no había trabajado antes, como que me agarra la adrenalina y la investigo muy bien para conocer su estilo y saber a dónde debo apuntar.

OF: ¿Y cuándo entran en juego la opinión de los directores de arte y los editores de un medio?

Bettina: Al hacer revistas y trabajar con directores de arte el sistema es diferente que con un cliente normal porque ellos ya tienen una referencia de lo que quieren. Lo que yo puedo proponer en esos casos son cosas mínimas que puedan mejorar la sesión, por ejemplo si el referente que tienen es de una rubia y la modelo que debo maquillar es morocha, les puedo decir que no se va a ver tan bien. Con la experiencia también he ido aprendiendo cosas de luz, de fotografía y muchas otras que complementan mi trabajo.

La rutina de Bettina es diferente todos los días, no tiene tiempo de aburrirse o de detenerse. Su agenda está llena de trabajos para revistas, maquillar a novias, estar en la escuela, estudiar tendencias, investigar, hacer videos para su canal de youtube, ser mamá, esposa, administradora, consejera y muchos otros roles que su posición de profesional independiente le exigen. Con tantas actividades nunca para, eso le gusta, estar en constante movimiento porque le apasiona lo que hace, los nuevos retos y los proyectos que vienen a la vuelta de la esquina siempre son una oportunidad para crecer y dar un paso más.

 OF: ¿En qué anda justo ahora?

Bettina: Ahora voy a trabajar fuerte en un blog que será como un lugar donde voy a contar cosas; tips, consejos, mostrar backstage, entrevistas a modelos y mostrar todo el contenido que alcanza a manejar. A la mujer le encanta ver cómo pasan todas las cosas detrás de las publicaciones y de las fotos. Yo hago tutoriales para youtube y hay mujeres que se animan, me escribe gente de todos lados, quiero seguir haciendo eso y mostrar todos mis secretos. Yo descubro a cada momento que a las mujeres les encanta maquillarse y probar cosas pero no siempre tienen las herramientas para hacerlo.

OF: Sabemos que le encanta ser maquilladora, pero ¿cómo le va siendo jefe?

Bettina: Esas son cosas que no me gustan mucho pero las hago. Tengo ayuda de mucha gente porque a mí lo administrativo y esa parte un poco ajena no me gusta mucho pero toca hacerlo porque al final, esto es un negocio.

betina 4

OF: ¿Tiene alguna forma de manejar el tiempo para hacer todo lo que debe?

Bettina: Siempre trabajo mucho, cuando no lo hago físicamente maquillando entonces estoy con las cosas de la escuela y pensando en proyectos. Ahora estoy tratando de replantear eso para tener más tiempo para mis hijos y para mí, yo soy medio adicta al trabajo.

OF: ¿Quisiera que sus hijos entraran al mundo de la moda?

Bettina: Eso es irónico porque mi hija es muy linda y no le gustan las fotos. Muchas marcas me dicen que la quieren a ella para campañas pero ella no quiere, ni siquiera me deja maquillarla. Esa es como mi frustración. Claro que quiero que ella sea lo que quiera y que sea feliz, pero es loco que yo tenga mi maletín lleno de maquillaje y ella ni le de bola.

OF: Cinco productos que toda mujer debe usar

Bettina: Base, corrector de ojeras, rímel, brillo o labial y algún rubor.

OF: Y un consejo práctico…

Bettina: La clave es cuidarse la piel, yo uso cremas protectoras, no tomo mucho sol.

out3

Una maquilladora es muchas cosas a la vez: es una artista, una confidente, a veces hace de terapeuta. Su trabajo consiste en embellecer a personas que luego van a sentirse bien con ellas mismas al verse al espejo. Una maquilladora como Bettina Frumboli es una pieza clave en la industria por su esfuerzo, sus ganas de seguir en la labor de crear cosas asombrosas.

Salí de la escuela y caminé unas cuadras pensando que en efecto, es difícil el trabajo de  maquillar, por la habilidad para ver cosas bellas y por la entereza de estar actualizado ya que los prototipos de belleza se renuevan cada tanto y al igual que la moda, lo ecléctico es fundamental.

Si quieres saber más de su trabajo pueden encontrarla en su página web

http://www.bettinafrumboli.com.ar/

1 Comment

Add Yours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *