Bella Hadid, un ángel caído

Hubo un tiempo en el que todas las modelos del mundo cruzaban los dedos, rezaban rosarios y hacían penitencia para ser fichadas por Victoria Secret. La firma de lencería creaba un deseo tal en la población, que sus desfiles televisados para Estados Unidos y el resto del mundo reunían a más de 10 millones de televidentes. Era la plataforma perfecta para que una modelo pasara de ser una potencia en la industria de la moda a una celebridad a nivel mundial. Bella Hadid también lo deseó, Bella Hadid fue fichada solo porque lo buscó, ahora Bella Hadid se quita las alas y critica al cielo que ayudó a consolidar su carrera.

Hace poco en una conversación con el portal de Women Wear’s Dialy (WWD) en el Vogue Fashion Festival de París afirmó, de manera indirecta, que solo cuando desfiló para Fenty en la colección de Rihanna, se sintió cómoda y sexy en ropa interior. Que las otras pasarelas que hizo en ropa interior (Victoria Secret) no la hacían sentir bien. También habló de sus inseguridades, de las veces que lloraba durante el día por sentirse deprimida y presionada y se sintió tranquila al compartir su oscuridad con sus fans.

Todo ello está muy bien. Después de todo, es una mujer con el poder de influenciar a millones de personas en el mundo entero con lo que dice y hace. Pero, ¿hay necesidad de criticar una firma de moda en favor de otra? ¿tiene que decir que la pasó mal en Victoria Secret cuando fue su decisión estar en la marca?

Porque, a ver, removiendo un poco el asunto, cuando Bella despegó en el mundo de la moda, su hermana Gigi Hadid ya era una súper modelo, por lo que el camino le estaba muy aceitado. No fue descubierta en un centro comercial como Naomi Campbell o Karlie Kloss. Tampoco tuvo que luchar por demostrar que era buena como Kate Moss o Cindy Crawford. Y digamos que no empezó con las críticas y el odio de medio planeta como Kendal Jenner. Simplemente estaba allí, siendo parte de una familia de modelos, dispuesta a ser contratada.

No es tan sencillo tampoco, pero logró pisar esa pasarela a los veinte años. Si se sentía cómoda, si se sentía sexy, si se sentía empoderada solo ella lo puede decir. Pero si lo va a hacer, al menos debe dar una posición concreta, tener una argumentación válida. Cara Delevingne caminó una sola vez en el desfile y no repitió su actuación. Tampoco salió a hablar mal de una compañía que le representó miles de dólares (al igual que a Bella). Hasley hizo lo mismo. Luego de cantar para el show, entonces decidió criticar la firma de lencería porque no había diversidad entre las modelos. ¿Acaso es un secreto? ¿acaso se dio cuenta justo después de grabar su participación en el espectáculo?

Cara Delevingne en su única participación en el desfile de Victoria Secret

La firma se está viniendo abajo, sí. Todo porque ahora la industria parece no tolerar la falta de inclusión y aún así, hay firmas que fichan a una o dos modelos que representan la «diversidad» y eso las hace líderes en el panorama y ya es suficiente para que tengan el poder de arremeter contra las otras. Dejemos algo en claro: aún Mellisa McCartey no es la imagen de Chanel No.5. Tampoco he visto que Leslie Jones sea la imagen de Dior o que Gabourey Sidibe haya sido fichada por Gucci. No nos engañemos, para que la tendencia de la inclusión siga estando de moda, la estrategia que se ha adoptado es acabar con firmas como Victoria Secret. Es como tirarle piedras a otra persona para que me puedan ver a mí.

Gisele Bündchen en su momento también afirmó que en un punto no se sentía bien desfilando para la firma y por eso decidió renunciar a sus alas. Otros rumores cuentan que no se llegó a un acuerdo en su contrato. ¿Cuál es la diferencia? que las críticas llegaron después de que esa pasarela, posiblemente la más importante del mundo, la hubiera catapultado.

Desfile de Fenty.

Otros casos solo muestra agradecimiento como Alessandra Ambrosio, Tyra Banks o Heidi Klum. Vamos, que hay filas de modelos queriendo tener éxito y siguen siendo muy populares las dietas, las pastillas para bajar de peso y los gimnasios.

Rihanna hace algo maravilloso, crea ropa para todas las tallas. Creo que está cambiando la forma de ver la inclusión en el mundo de la moda, no solo hace ropa para todas las tallas, también es uno de los pocos desfiles que incluye mujeres de todo tipo de piel en la misma proporción. Eso es trabajar por un cambio. Y también creo que habría que aclarar que no significa que todas las marcas del mundo deban tener ropa para todas las tallas. Deben haber más, por supuesto, pero el juego también habla de habitar todos los espacios.

Mi pregunta es, si lo que se quiere es dejar de tener estereotipos de belleza, ¿por qué condenar los actuales? ¿para qué? la división en estos asuntos se está tornando de un nivel de agresividad tan extremo, que más que una industria que parece buscar la armonía, se asemeja a una lucha de mercados que necesita robarle clientes a los otros condenándolos. Si Victoria Secret es una fantasía, debemos mirarlo como eso, no convencernos de que es verdad, es una proyección de un mundo que quiere héroes y modelos a seguir, pero son eso, aspiraciones que no se puede tomar al pie de la letra.

Dato curioso: Savage X Fenty de Rihanna está en la plataforma Amazon Prime, lo que implica que es el único desfile, después de Victoria Secret, en tener un lucro audiovisual. A lo mejor me hubiera sentido más conmovido con Bella si hubiera estado en las pasarelas de Christian Siriano, Cushine o Patrick Herning quienes también le apostaron a las tallas grandes.

¿Qué piensas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *