Andrés Astudillo y la moda colombiana en su mira

Es fácil saber cuando un profesional de la moda, sin importar la disciplina en la que se desempeñe, siente una pasión desbordada por este mundo. Se nota en las frases conscientes, en las determinadas soluciones para potenciar el negocio de la ropa que suele ser tan complejo como entusiasta y en la manera de abordar el contexto de la indumentaria. Pero sobre todo, desde mi experiencia, lo más valioso de personas como Andrés Astudillo (@andres_astu) es que tienen una capacidad de relacionar los diferentes campos en este mundo que te hace pensar: «él va a lograr cambios interesantes».

En medio de la Bogotá Fashion Week, el consultor y escritor de modas caleño que trabaja con medios de comunicación en el país y a nivel internacionales, brinda su conocimiento en workshops a lo largo de Colombia y labura en la construcción de marcas, dispuso de su tiempo para conversar con nosotros sobre su experiencia, sus primeros acercamientos a la moda, su formación profesional y la manera en que confronta sus desafíos para dejar su huella y hacerse un nombre entre los grandes.

Aquí les dejamos lo que nos compartió.

OutFears: ¿Cuándo fue tu acercamiento a la moda?

Andrés Astudillo: Cuando era muy pequeño. Tenia un canal de tv llamado Fashion TV y todo el tiempo miraba desfiles y estaba conectado, me parecían interesantes, me encantaba la propuesta, literalmente me la pasaba día tarde y noche viendo y de ahí comenzó mi curiosidad y mi interés por este mundo. Posteriormente comencé a hacer ilustración, pero luego lo interrumpí. Yo en realidad comencé estudiando administración ambiental en Cali porque mi papá era ingeniero químico y otras razones y cuando entré allí, muchos de mis gustos tuvieron que estar un poco bloqueados porque si estaba en pro de lo ambiental no debería estar haciendo bocetos. De hecho, un profesor en una clase me dijo una vez que si seguía dibujando me tenía que salir (risas).

Duré siete semestres en ambiental, empecé muy joven. Luego me fui a estudiar a Medellín e hice un semestre en Arturo Tejada en una carrera llamada diseño y mercadeo, pero resultó que no había tanto de mercadeo así que me pasé Área Andina a estudiar diseño de modas donde había un foco de profundización sobre mercadeo y tenía materias efectivas sobre lo mismo y me gustó más porque era lo que quería saber que era mercadeo y comunicación de moda. El tema es que cerró la sede en la que estaba y terminé viajando a Bogotá para terminar en la sede de allí.

OF: ¿Cómo fue tu inicio en el mercado laboral?

AA: Cuando llegué a seguir los estudios en la sede de Bogotá, caí justo para el tema de sastrería en la universidad que es uno de los más complicados. En ese contexto me resultó muy difícil porque estaba con temas de alquiler, de acomodación yo recién llegado a la ciudad. Quería no vivir tan lejos de la universidad y al final lo logré.

Desde ahí empecé a conocer gente, a hacer amigos y llegó Mateo Navarro quien a finales de 2017 me propuso participar en su proyecto que era una revista independiente que se llama The Fashion Reporter donde comencé a escribir. Yo manejaba fashion y journal. Gracias a eso nos acreditan en 2018 para el Bogotá Fashion Week. Luego conozco a Helmut Controso, director de Focus Magazine y me ofreció trabajar con él y con ellos fui a Colombiamoda. Eso me hizo súper feliz. Fuimos después a BCapital, Cali Exposhow, Colombiatex y demás. Estar en la revista me permitió asistir a eventos, conocer más gente, de hecho, antes era muy tímido y me fui volviendo muy social con una proyección distinta. Ahora estoy en una etapa más independiente, estoy haciendo consultoría de moda y ahí vamos juiciosos.

OF: ¿Cuáles son los principales desafíos de la moda en Colombia actualmente?

AA: Los desafíos son muchos. Pienso que hay diferentes factores que están poniendo en riesgo la industria como la falta de apoyo gubernamental. Desde lo empresarial también es delicado porque crear empresa es fácil, a todos les dan préstamos para comenzar, pero mantenerlo es muy difícil. Otro reto es que hay que luchar contra la idea de que la moda es solo ropa, que es solo un estilo aspiracional porque creo que la moda está también para empoderar, para crear mecanismos de comunicación en diferentes contextos.

El reto que tiene Colombia también es demostrar que la moda en el país se fundamenta desde lo autóctono, desde la producción artesanal que es muy fuerte aquí pero también que lleva un mensaje, un lenguaje, una historia que va a permanecer en el tiempo.

Cada semestre se crean nuevas marcas, se gradúan nuevos profesionales en la moda y está bien que se apoye, pero también hay que ver las marcas que ya tienen tiempo, que han construido durante muchos años y que tiene proyectos que se deben consolidar. Es importante estar conectados con los que han construido en el pasado lo que hoy es la industria y que han sido olvidados porque siempre quieren hablar de gente diferente, de profesionales jóvenes, de marcas nuevas. El sistema económico imposibilita a las marcas para que crezcan. Y por otro lado, las marcas deben crear mejores estrategias, hacer estudios de mercado y no guiarse solo por la tendencia, crear experiencias para fidelizar a los consumidores.

OF: ¿Crees que en Colombia son valoradas las disciplinas en la moda que no tienen que ver directamente con el diseño o la publicidad como la asesoría, el estilismo o el coolhunting?

AA:No creo que estén tan valorados porque, por ejemplo, hace poco conocí a los chicos que organizan el Fashion Spirit. Uno de ellos es Jonathan que hace styling y me contaba que era súper mal pago y las tareas que debe hacer son muchísimas otras que no le facturan.

Siento que desde la academia está segregado y jerarquizado el tema del diseño. Muchas personas no encuentran su lugar en ese foco, pero saben que quieren trabajar en moda. En Medellín pasa también una cosa y es que la moda se mueve desde el universo textil y es inevitable.

OF: ¿En qué proyectos andas?

AA: Desde el año pasado estoy haciendo asesorías y consultorías de moda. Comencé con la marca de ropa caleña One in a Million, con ellos hicimos un proceso de reestructuración de la firma. También con una marca en Barranquilla enfocada al público femenino que está en construcción y estoy ayudando a armar todo lo que va a pasar ahí. Dicté una conferencia en marzo en Medellín y vuelvo de nuevo esta semana a dictar un workshop enfocado en redes sociales llamado “Redes sociales para todos” y se enfoca en marketing digital en moda. Sobretodo para la gente que quiere crear espacios, empresas y marcas personales.

Hace poco salió un proyecto que es una campaña que saldrá con Dos Latinas que es una plataforma colombo-mexicana de derechos humanos que usa la moda como un mecanismo de comunicación e impacto en la sociedad. Ellos diversifican camisetas, kimonos y una cantidad de productos con mensajes que generan impacto y que permiten cuestionarse. La aceptación aquí ha sido inmensa y cuando se cumplió el año de la marca, Gina Borré me contactó para hacer la campaña Dos Latinas por siete días, todos los días de la semana un producto de Dos Latinas.

OF: Para ti ¿qué es la moda?

AA: Creo que mi percepción de la moda se ha ido construyendo desde que me acerqué a ella, cuando comencé a estudiarla y ahora que trabajo en ella. Para mí la moda es más que ropa, es la comunicación entre el cuerpo y el estilo que toma referentes históricos, sociales, culturales y que puede ser un aliado para volverse un mecanismo de potencialización y de impacto positivo. Pienso también que puede volverse una corriente que permee a la sociedad, promueva y genere impactos en pro de manejar las cosas desde diversos contextos como el arte, la cultura, las minorías, la autoestima, el empoderamiento, el racismo, la homofobia y tantas otras cosas que finalmente sesgan los contextos pero que están aliadas a la moda. Para mi la moda puede ser incluso un intangible porque el proceso final de la moda es la prenda, pero detrás de la prenda hay todo un sistema que se estructuró para llegar a ella.

OF: ¿Cómo te vez en 10 años?

AA:Yo pienso que lo más importante es construir muchas experiencias, crear desde y para la moda. Siento que yo, como parte activa de este contexto, tengo una responsabilidad. Pienso también que si yo como actor en el círculo que implica hablar de moda logro integrar a más personas y crear nuevas dinámicas que giren en torno a la moda, todos se van a ver beneficiados.

Espero consolidarme como un buen consultor de moda, tener una amplia experiencia para diferentes contextos y tener un enfoque en el marketing digital porque me parece que ambas cosas integran el proceso exitoso de una marca porque finalmente hay que construirla y posicionarla, pero si no se logra vender bien la marca, termina por acabarse. Lo importante es que la estrategia de comunicación digital sea igual o más poderosa que el producto.

Quiero tener en diez años la capacidad de crear industria, tener una consultora, tener aliados comerciales, algo que integre a más profesionales y generar empleo para retribuir todas las posibilidades que yo he tenido en el mundo de la moda.

OF: ¿Qué lecciones te ha enseñado el trabajo en moda?

AA: Pienso que esta industria es fuerte, que a veces es cruda. Lo hablaba con marcas que están vigentes y que se destacan y que pensaban en aquellos diseñadores tan recordados y valiosos que están teniendo problemas porque no se les hace un buen acompañamiento y tampoco les hacen el reconocimiento que merecen. En moda es importante el legado de los que han estado antes. Esa en una parte, todos debemos trabajar desde los espacios en los que nos encontramos. Además, porque uno debe reconocer el pasado para trabajar en un mejor presente.

Cuando yo comencé a trabajar, mis compañeros de la universidad me dejaron de hablar y hubo cosas densas porque en este entorno se manejan muchos egos y rivalidades.

El aprendizaje que he tenido también va por el lado del trabajo en equipo. Aprender que todos somos un equipo y hay que ampliar los contextos. Mucha gente ha validado este mundo de la moda desde lo aspiracional y entiendo el mecanismo de negocios para las empresas que está bien pero que no debe generalizarse porque ¿qué pasa entonces con la gente que consume moda, pero no encaja en el modelo? Me parece más válido potencializar aspectos detrás de la moda y que es pueda ampliar los mercados.

Lecciones aprendidas: ser siempre una persona agradecida; ser siempre una persona que trabaja en pro y para la moda; ser siempre uno mismo. El mismo trabajo te acerca muchas cosas sin que uno las busque y es ahí cuando uno se da cuenta de que está haciendo las cosas bien. No ser tan extremista es otra de las cosas que he aprendido.

OF: ¿Cuáles son los errores más importantes de las marcas cuando nacen?

AA: El principal error que tienen las marcas nuevas es apostarle a lo comercial sin generar un sello de marca desde el inicio. Pasa mucho que las marcas quieren ir a la fija en ventas, cosas que está bien porque uno sabe que el proceso financiero de un proyecto es fundamental y se espera una retribución neta, entonces todo el mundo sabe que no es fácil y que no se da de la noche a la mañana. Pero debe estar estructurado porque debe soportar esa etapa que es dura al principio.

Sin embargo, las marcas deben preocuparse más por generar experiencias que por vender el producto. El secreto está ahí y lo digo por conocimiento de causa. Muchas veces siguen solo las tendencias y cuando cambian esas tendencias, terminan siendo una tienda del montón que venden productos del montón y se quedan sin una propuesta comercial. Pero si desde un comienzo se genera un estudio exhaustivo de mercado para identificar al consumidor con sus características y sus necesidades para luego ofrecerle un producto en el que estés seguro que tu nicho de mercado va a funcionar, creo que es el secreto.

Otro error fundamental que tienen las marcas es que sí, el producto le debe gustar al dueño de la marca, pero no bajo su criterio personal. Debe gustarle bajo unos estándares de valoración de su nicho y es un error de muchas personas. “Está lindo y lo saco” no es suficiente, debe gustarle a tu consumidor que es quien va a comprarte y que puede incluso tener gustos opuestos. Esa sincronía es muy importante. También es fundamental tener marcas aliadas que no sean directamente competidoras para generar un mayor impacto en la experiencia que ofrecemos. Por ejemplo, si vendes por ejemplo trajes de baño, sería rico que ofrezcas una tarde de chicas con una asesora de imagen que incluya en su exposición mi colección. O tarde de chicas con un SPA en el que puedan adquirir con descuento mis prendas. Son muchas cosas que van ligadas a la experiencia.

OF: ¿Qué es hoy top en la moda internacional? ¿Por qué marcas te decantas, que crees que es lo que hoy funciona?

AA:Pienso que lo mas importante en la moda en este momento es que desde lo internacional se está exigiendo una nueva dimensión de la exploración en la moda y llego a este punto porque siento que hay un mayor nivel de riesgo y experimentación desde un sentido no solo estético sino de lo funcional en tema de diseño en prendas. Me parece muy acertado el tema de la fusión de la tecnología con la moda y cómo la moda desde el vestuario se ha convertido en una herramienta de solución para ciertos grupos de la sociedad que han sido relegados.

Otra cosa que me parece muy top es el poder de la comunicación desde la moda y cómo la cultura y la juventud está utilizando la moda para expresarse y para ser parte de un movimiento que exprese las inconformidades y los gustos, el estilo personal y el empoderamiento de ciertos grupos de diversidad. También considero muy valioso que las marcas internacionales estén adoptando e incluyendo marcas emergentes que se estén abriendo nuevos espacios y ferias comerciales en todo el mundo para dar paso y protagonismo a los nuevos talentos.

Desde la academia tengo claro que más que hablar de tendencias superficiales, con todo el respeto, las tendencias principales que usa la moda y las grandes marcas son comportamientos socioculturales y antropológicos que generan propuestas y diversifica la moda en un espacio más propio de la persona en la sociedad. Las piezas están siendo un elemento más intencional y se convierten en un agente que acompaña la vida cotidiana como una herramienta funcional antes de codificarlo o validarlo en la sociedad. Tú no puedes proponer un producto básico, hay que crear prendas con historia y significado.

Hay muchas cosas en la moda con las que no estoy de acuerdo. El tema de la contaminación, de la explotación, entre otras. Es también una de las razones por las que uno debe promover cambios para que en algún momento se puedan modificar esas falencias.

OF: ¿Qué personajes de la moda te inspiran?

AA:Una persona que me inspiró mucho fue Alexander McQueen por su experimentación en la moda. Dejó un legado inmenso. Es moda conceptual, se ve una conexión emocional, de pensamientos, la creatividad. Lograba hacer filtros con historias increíbles en las pasarelas. Es alguien que siempre me ha inspirado.

Iris Van Herpen me encanta. El hecho de que la moda se fusione con la tecnología es muy acertado porque finalmente la moda debe evolucionar de la mano con los procesos que ocurren en la sociedad a través del tiempo para no quedarse estancada.

Hay otro chico que valoro mucho y por su estética. Es Alexander Wang. El ambiente urbano, sus fashion films sobre lo que hace la industria, es un diseñador muy crítico y va aliado con mi visión.

OF: ¿Cuál es el futuro de la moda?

AA:Hay una frase que dice que el futuro de la moda es incierto, pero creo que más allá de eso es porque también la moda se adapta a los cambios en el mundo y por eso no hay una predicción puntual. Considero que la moda tiene un gran impacto en la sociedad, que es un importante canal de comunicación y que se va a fortalecer porque la gente empieza a saber que no nos vestimos solo para cubrirnos, sino para comunicarnos.

OF: ¿Qué está generando valor en la industria de la moda en Colombia?

AA: Lo artesanal en Colombia está teniendo una trascendencia importante. Yo creo que el hecho de visibilizar muchas culturas y el legado étnico nos está permitiendo destacar en el mundo.

Diseñadores que se han destacado en esta Bogotá Fashion Week son Jorge Duque por el manejo de las texturas, la selección de materiales. Él logró combinar cultura con diseño y arte y me pareció una propuesta increíble. Sus prendas son una obra maestra. En lo masculino recalco el trabajo de la marca de Medellín La Petite Mort. Ellos trabajan la sastrería desde una perspectiva muy artesanal. Podemos encontrar un blazer con un corte asimétrico, terminados en flecos. Tienen una visión muy interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *