Capítulo 3 · Adaptaciones a la pantalla · Parte 1

Son cientos los libros que han sido llevados a la pantalla. Esas adaptaciones pueden ser buenas o simplemente volverse en una pesadilla para el recuerdo del libro. Desde clásicos llevados magistralmente al cine como Desayuno en Tiffany de Truman Capote o Matar a un ruiseñor de su amiga Harper Lee hasta sagas que han recaudado millones como la legendaria Harry Potter de J.K. Rowling nos muestran el estrecho lazo entre lo escrito y lo visual y como las historias pueden adaptarse de un formato a otro para encontrar nuevas formas de persuasión y de despertar las más variadas sensaciones en la audiencia.

Hoy hablamos de tres hermosas historias que pudimos apreciarlas en las salas de cine o en formatos televisivos que hoy son tan populares y acaparan titulares. Algunas nos encantaron, otras no. Ellas son:

1. El lector de Bernhard Schlink

«No olvidé a Hanna, desde luego, pero en algún momento su recuerdo dejó de acompañarme a todas partes. Quedó atrás, como queda atrás una ciudad cuando el tren sigue su marcha. Está allí, en algún lugar de nuestra espalda, y si hace falta puede uno coger otro tren e ir a asegurarse de que la ciudad todavía sigue allí. Pero ¿para qué hacer tal cosa?»

2. La virgen de los sicarios de Fernando Vallejo

“…la fugacidad de la vida humana a mi no me inquieta; me inquieta la fugacidad de la muerte: esta prisa que tienen aquí para olvidar. El muerto más importante lo borra el siguiente partido de fútbol…”

3. El cuento de la criada de Margaret Atwood

«Creo en la resistencia del mismo modo que creo que no puede haber luz sin sombra o, mejor dicho, no hay sombra a menos que también haya luz.»

Pueden escucharnos en iVooxCastBox, Spotify e iTunes.

Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *