Vi a la Mujer Maravilla y…

Hace unos días estaba atrapado en un avión en un vuelo más o menos largo y vi en el menú de la aerolínea, la película “La Mujer Maravilla”. Confieso que tuve toda la intención de verla antes pero no la oportunidad. La elegí sin pensarlo mucho y pasé dos horas larguitas viendo la valentía e ingenuidad de Diana Prince.

No pude evitar pensar en lo que la belleza hace a este mundo. El arte, el cine, la moda, la fotografía, la pintura, la música… las piezas nos conmueven porque encuentran una vía directa a sentimientos que reprimimos todo el tiempo para jugar bien a la civilización. Sentí ganas de llorar y reí. Me emocioné y mi corazón se achicó.

Entre tanta guerra real, tanto dolor y tanta miseria que llenan los periódicos todos los días, “solo el amor puede salvar en serio al mundo”, como dice una de las frases del final del filme.

Mujer 1

La mujer maravilla desde su creación ha sido una bandera femenina. Es la superhéroe que reúne todo el poder de una mujer. El liderazgo, la ajusticia y la preparación. Aunque fue hecha en la segunda guerra mundial con el objetivo de motivar a las mujeres para que participaran en la guerra trabajando en las fábricas y sintiendo el “we can do it”, la historia contada por la película es que Diana es hija del mismísimo Zeus y hermana de Ares, dios de la guerra.

Aunque me parezca un poco tonto que ande por ahí con minifalda y un escote, hay que aclarar que también a ellos les toca el mismo plato ya que los trajes de los actores hombres deben marcar casi hasta la implosión, músculos del torso y de las piernas. El público femenino no se puede quejar de no soñar con Superman o Batman que básicamente andan en latex con calzoncillos salvando al mundo… ¡Punto para la igualdad!. También es importante ver que es una amazona que viene de una isla de puras mujeres fuertes y aguerridas que llevan bastante tiempo en paz… ¡Punto para las mujeres!

Mujer 4

Siempre nos podremos encontrar con personas que definen la industria de la indumentaria como una superficialidad inútil y sin sentido. Una fruslería que poco vale la molestia y solo se burlan de la labor que los bloggers, los diseñadores, los hair style, los profesionales del maquillaje o los fotógrafos de moda tenemos para ofrecer. Sin embargo, son también las mismas peronas que desean ver por la televisión a Gal Gadot llevando ese hermoso vestido de gala con la espada escondida.

Son ellos los que se preocupan por que sus mujeres estén bien vestidas y “no muestren” o “muestren” según la ocasión. Es un terreno machista. Pocas mujeres he conocido que no encuentren en la moda y en la apariencia, un lugar para la armonía y la felicidad.

Mujer 2

Esto también me recuerda una idea de Bertrand Russell: “Las mujeres eligen a los hombres por su carácter, ellos las eligen por la apariencia. El asunto está en que las mujeres prestan más atención en mejorar su apariencia de lo que los hombres en mejorar su carácter“. 

La ropa, la ropa linda es belleza y es amor. Es un gran ideal y es una inmensa inspiración que Diana Prince nos de esa lección de lo que las mujeres han hecho incluso bajo un machismo cruel.

Profesionales de la moda: no desistamos en la tarea de hacer del mundo un lugar lleno de arte. Fue por las fotos de Marilyn Monroe que muchos soldados volvieron con vida de la guerra. Fue por la ilusión de una mujer bien vestida que muchos hombres han hecho grandes hazañas.

París desató la guerra de Troya por la belleza de Helena. Trump se contradice al estar casado con una mujer que viene del otro país que ni siquiera queda en América. Eduardo VIII abdicó por la belleza y elegancia de Wallis Simpson y así, muchas de las victorias de la vida han sido motivadas por la belleza, por las mujeres y por la moda.

Mujrt 3

Entonces, la moda cumple un papel mucho más importantes de lo que la sociedad ha querido darle. La belleza mueve montañas y, por supuesto, detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer que le dice lo que debe hacer y con toda seguridad, está bien vestida.

Por último, recordemos que la guerra en la historia de la humanidad la han hecho y escrito en su mayoría los hombres. Ellos que son venerados por el poder y que se olvidan de la estética o la cultura. Ellos que se burlan de la moda y persiguen sus efectos colaterales.

La Mujer Maravilla me inspiró de una manera profunda y escribí esto. Lejos de la minifalda y el látigo de la verdad, es una gran representación del género femenino y una forma de ver la guerra desde un lado más sabio, espiritual y humano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *