Jane Austen y una moda romántica llena de historia

Madame Du Barry
Madame Du Barry

Jane Austen ha marcado el destino romántico de muchos de nosotros. Mis libros favoritos son sin duda Orgullo y Prejuicio y Emma. Debo decir que esta prolífica escritora le ha aportado a la moda su cuota más dramática de romanticismo. Su falta de carnalidad y las películas en torno a sus libros nos han hecho soñar con el amor a finales del siglo XVII e inicios del XVIII cuando la galantería y los matrimonios eran el cotilleo de todos los pueblos.

 

El tiempo retratado en sus libros es directamente  su presente, su cotidianidad en áreas rurales de una Gran Bretaña en el periodo de regencia, es decir, cuando el rey Jorge III no pudo gobernar por una locura declarada y su hijo Jorge IV fue instalado por la regencia como príncipe durante nueve años antes de convertirse en el Rey legítimo.

Maria Antonieta
Maria Antonieta

Estos sucesos hacen que haya unos vacíos en el poder que resultan prolíferos para nuevas modas, instalaciones de costumbres que rompen en cierta medida con lo anterior y predicen una nueva era. Los días en los que vivió Jane Austen fueron una poderosa transición entre la época georgiana a la victoriana.

Jane nació en 1775 en Hampshire, Inglaterra. Era la séptima hija del reverendo George Austen y su madre Cassandra Leigh. Eran parte de una aristocracia rural acomodada con fuertes influencias académicas gracias a que su padre alojaba en su casa a estudiantes de otras familias que él instruía. Esto puede ser la razón por la que Jane desde tan temprana edad estuvo interesada por el mundo de los libros. Se dice que a los 16 ya tenía varias cosas escritas.

Una dama en un vestido estilo imperio. 1810 por Johann Adam Klein
Una dama en un vestido estilo imperio. 1810 por Johann Adam Klein

 

 

 

Si bien debemos decir que la historia suele ser un relato grandilocuente que en la moda fue contado desde las cortes europeas que desbordaban en caprichos y un amor apasionado por las novedades, no todos tenían la posibilidad de estar a la vanguardia con los últimos gritos. Personajes como Madame Du Barry, Vigée Le Brun o la mismísima Maria Antonieta, dejaron su huella en la forma de vestir y de pensar la apariencia, sin embargo, los libros de Jane Austen se alejan un poco de esa exuberante demostración de poder para aterrizar en personajes más reales, honestos, que son quienes son y que no aparentan en juego social cruel.

Moda en la mitad del siglo XVIII
Moda en la mitad del siglo XVIII

Podemos ver las damas altivas en sus libros. Mujeres y hombres de clases altas que temes relacionarse con personas de otros niveles sociales. Angustia por no poseer dotes, y sobre todo la desesperante necesidad de mujeres como la Señora Bennett para casar a sus hijas. Esas son las preocupaciones en las tramas de los libros de Jane Austen y nos podemos imaginar a esas chicas inteligentes pensando en los bancos de sus casas, tomando paseos por los alrededores, tejiendo o dibujando.

En cuestiones de moda, los trajes que podemos ver retratados son sencillos. Encajes bien ubicados, largas faldas con pliegues que serán combinados con botines para poder caminar por el campo, hombros grandes con escotes cuadrados y en algunos casos corsés que hacían resaltar el busto y crear cintura.

Vestidos de gala de 1829.
Vestidos de gala de 1829.

Los tocados eran importantes, exagerados y creativos pero lo fundamental para diferenciarse socialmente de otras clases eran las telas con las que construían los atuendos. Las más caras, importadas de oriente, eran un tema casi exclusivo de las cortes mientras las chicas rurales se limitaban a jugar con cintas, encajes y hacer sus propios trajes para que fueran funcionales, resistentes y en el mejor de los casos, elegantes.

Por su parte, los hombres pasaban por un estilo militar instaurado por las conquistas de Napoleón en Europa que incentivaron el aumento del cuerpo de los ejércitos y con él, los desfiles de los pelotones en pueblos llenos de mujeres que deseaban un buen matrimonio.

 

“No quiero nada más que la muerte”

Jane Austen

Jane 7 Jane 8 Jane 9 Jane 10 Jane 11 Jane 12 Jane 13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *