¿Brasier y feminidad van de la mano?

Los hay de todas las formas, los estilos, colores, telas y tamaños. Y aunque estén tan cerca del corazón y su uso sea “casi” indispensable con algunas prendas, es un verdadero placer llegar a casa y deshacerse de el. Es ley y es real.

Se le conoce como: Corpiño, sostén, ajustador o brasier y las mujeres lo usan hace más de 100 años. Su creadora fue la neoyorkina Mary Phelps Jacob, quién en 1914 a los 23 años, patentó el brasier como: Backless Brassie (Corsé sin la parte trasera). La novedosa idea surgió luego de comprar un vestido de noche para asistir a una fiesta.

En aquellos tiempos las mujeres usaban corsés rígidos hechos con huesos y alambres de acero como ropa interior que desde el siglo XVI estrecha la cintura y levanta la parte superior de la anatomía femenina.

Mary, simplificó el corsé y lo volvió más compacto, agregándole tirantes y volviéndola pieza de revolución e ícono para las mujeres.

brasier1

Mary Phelps no registró grandes ganancias con su compañía Fashion Form Brassiere, por lo que vendió su patente por tan sólo mil quinientos dólares a la Warner Brothers Corset Company, compañía que se volvió millonaria con el invento.

¿Símbolo de liberación femenina?, ¿Prenda representativa de la feminidad?

Medio siglo más tarde, el sujetador, brasier o corpiño fue un símbolo de liberación y feministas del mundo entero quemaron en plazas y lugares públicos sostenes como forma de reivindicación, reclamando sus derechos y libertad sexual.

Símbolo de liberación femenina o no, es una pieza que a través del tiempo ha ido evolucionando en diseño y materiales con que se elabora. A finales de los 80, se incorporó el encaje elástico. En el 2000 se inventó el airbra o wonderbra, relleno de aire para aumentar el volumen de los senos y con el avance tecnológico de los últimos años, se sumó el numetrex que tiene una válvula que toma el pulso de los latidos del corazón o el nigth bra que, previene las arrugas del escote.

Brasier 2
Lily Aldridge, portador del Fantasy Bra de Victoria’s Secret en 2015

En 1939 llegó el nylon. Desde entonces el brasier viene sin tiras, o con tiras cruzadas, paralelas, con perlas, diamantes, con almohadas internas para agrandarlo, con copas para sostenerlos. Todo vale y grandes diseñadores se han ido sumando a la confección de estas prendas íntimas que van desde la comodidad, sin perder el glamour, hasta la sofisticación y extravagancia.

Versace, Dolce y Gabbana, Chanel, Leonisa, Giorgio Armani, Christian Dior, Calvin Klein y Victoria´s Secret son algunas de las marcas más importantes que mueven el universo del brasier, corpiño o sujetador a nivel mundial.

De hecho, en 1996, Victoria’s Secret en su desfile de ropa interior anual, presentó su primer “Fantasy Bra” y fue Claudia Shiffer quién tuvo el lujo de lucir el brasier valorado en 1 millón de dólares. Desde entonces, cada año la marca sorprende esta pieza única que incorpora joyas de la más alta categoría y un trabajo artesanal sin precedentes.

La modelo Gisele Bündchen puede alardear de haber lucido el Fantasy más caro de la historia del desfile en 2000 con un valor estimado en 15 millones de dólares. Por su parte, Heidi Klum y Adriana Lima presumen por ser las modelos que más veces han lucido la pieza estrella del desfile de Victoria’s Secret, tres años cada una.

 

En 2015 el turno fue para Lily Aldridge, encargada de llevar el brasier. La prenda tiene más de 6.500 gemas de 14 tipos diferentes sobre oro de 18 quilates y fue diseñada por la compañía Mouawad, valorada en dos millones de dólares.

Aquí, algunos de los Fantasy Bra más famosos de Victoria’s Secret

 

Brasier 3

Tyra Banks. Año 2004.

10 millones de dólares.

En el brillaban hasta 2900 diamantes.

Brasier 4

 

Adriana Lima. Año 2008.

5 millones de dólares.

Hasta 3.900 diamantes decoraban esta pieza.

 

Brasier 5

 

Gisele Bündchen. Año 2005.

12’5 millones de dólares.

Valorado en 12 millones y medio de dólares. Decorado con más de 2900 diamantes y 22 rubíes.

 

Mientras Victoria’s Secret siguen moviendo el mundo con sus “ángeles” y sus diseños novedosos, el brasier evoluciona y mejora. Su uso es tan importante como saber llevarlo con la talla y prenda adecuada.

La mayoría de mujeres lo usan como prenda rutinaria, de seducción, costumbre y otras como Cara Delevigne o Kim Kardashian imponen la tendencia “Braless” o del escote sin sujetador, orgullosas de lo que les ha dado la naturaleza.

Brasier 6

 

Algunos datos referentes a la historia del Brasier

  • En 1932, S. H. Camp and Company creó el sistema de medidas para sujetadores, en el que relacionó el tamaño de los pechos con letras del alfabeto de la A a la D.
  • Las “sweater girls” son las actrices hollywoodenses que durante los años 40 y 50 utilizaban suéteres ceñidos sobre un sujetador puntiagudo para enfatizar el busto. Un ejemplo es la icónica Marilyn Monroe.
  • En 1990, Madonna lució su provocativo brasier cónico diseñado por Jean Paul Gaultier. La pieza fue replicada por Lady Gaga.
  • Hoy en día se crean sujetadores con toda clase de diseños: manos, cupcakes, bocas, etc. La cantante Katy Perry sigue esta tendencia.

El brasier, sujetador, corpiño o como se le quiera llamar es una prenda que está y llegó para quedarse. Cualquiera que sea su uso, cuando se habla de feminidad o símbolo, este aparece y gracias a su evolución, hoy en día se puede usar sin esas “molestas” varillas o copas que ayudan a crear una apariencia de senos más grandes y es decisión de cada mujer elegir el que más se acomode a su gusto y personalidad. Lo que no se puede negar, es que nada se puede comparar con llegar a casa luego de un día agitado y poder quitárselo, ser libre y seguir siendo una mujer de verdad.

1 Comment

Add Yours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *